miércoles, 19 de septiembre de 2018

El Chollo Paradores

Puerto Lumbreras, jubilaciones y otras hierbas

Puerto Lumbreras, jubilaciones y otras hierbas


El gobierno sanchista ha nombrado nada más entrar por la puerta falsa 484 nuevos cargos, 484, en empresas públicas para colocar a los amiguetes del jefe tras su apoyo en la batalla contra los susanistas.

Entre ellos por supuesto, la joya de la corona, Paradores, otorgado al ex secretario de organización del PSOE, (Partido Sanchista Oportunista Español), un auténtico experto en la materia, aunque en qué materia no se sabe, Óscar López.

La poltrona por excelencia, el pesebrazo, estaba anteriormente ocupada por la ex de Rato, la Señorita Alarcó, hoy procesado en  diversas causas y al filo de tirar de varias mantas.

Lo segundo que ha hecho el sanchista, imaginar lo primero es obvio, es anunciar el despido pactado con prejubilación de 600 trabajadores mayores -luego hablan del desempleo entre los mayores de 45 años-, en una empresa saneada y con beneficios. Por supuesto a cargo de la Seguridad Social, suponemos en un intento deliberado de aumentar el abultado déficit y su ingente deuda. Por supuesto los sindicatos y sus masivas pandillas de palmeros "liberados" se han roto las manos a aplaudir.

Recientemente se ha denunciado el lamentable estado del extinto Parador de Puerto Lumbreras en Murcia, que se iba a destinar a escuela de restauración y actualmente está en semi ruina, vandalizado y a punto de derrumbe. La citada instalación fue inaugurada en el año 1946 y cerrada en 2013, en el marco de un acuerdo alcanzado entre los sindicatos y la compañía, que contemplaba el despido de 350 trabajadores en toda la red nacional y el cierre temporal de 27 establecimientos según informa Expreso.

Un tal Martínez, diputado de Ciudadanos denunció en el Congreso que ‘en 2014, se anunció como siempre a bombo y platillo que el edificio de 60 habitaciones sería rehabilitado y reconvertido en un centro de especialización en nutrición, restauración y promoción de empresas gastronómicas, para lo que se invertirían más de 5 millones de euros a través de fondos europeos, pero lo único real es que la basura se acumula, los vándalos campan a sus anchas por el recinto y el patrimonio de todos se degrada a ojos vista’.

El eximio socialista podría empezar por ahí a desperezarse. Y a ganarse el futuro con el que nos amenazaba desde su partido.