miércoles, 18 de julio de 2018

El coronel no tiene quien le compre

Solo los Hidalgo compran Globalia

Solo los Hidalgo compran Globalia


Tras incontables anuncios de que les compraban los chinos, los rusos, los Matutes o diversos inversores secretos, siempre que no fueran los odiados Botín, al final ha sido el CEO, el hijísimo algo crápula y protagonista confeso de la prensa basura (rosa), el que ha comprado al Santander, heredero de las acciones del Popular, el quebrado banco del OPUS, su paquete porque literalmente no le quedaba de otra. Hace unos años se marchó pegando un sonoro portazo a su padre que sonó a capricho de mirrey, como les llaman en México y vendiendo sus acciones al cocodrilo Matutes. 

De paso su hermana se ha hecho con un pellizco de acciones procedentes de la fantasmal fundación Guzmán el Bueno para que la familia reine patriarcalmente en Globalia, en medio de una sonora soledad, un grupo que está deseando además, deshacerse de Halcón, una rémora viejuna, pesada como un lastre para sus florecientes negocios especulativos en Santo Domingo y su aerolínea, que se mueve entre la realidad y el deseo.

Gala Capital, a la que se ha nombrado en varias ocasiones como presunta compradora, niega tajantemente que vaya a hacerlo

Mientras, el hermano apestado, Juan Antonio, intenta vender su paquete a todo aquel que le presta oídos sin que finalmente nadie le suelte la pasta que pide. 

La familia, desunidos como una piña, siguen jugando al Monopoly de mercadillo.