lunes, 9 de julio de 2018

Del turismo a la Guardia Civil...

Y de la poltrona a la política

Y de la poltrona a la política


Joan Mesquida ha vuelto. A la política, porque del turismo solo estuvo ausente cuando dirigió a la Guardia Civil y Policía durante la etapa menos "madura" de Zapatero. Fue autor de la ecotasa, uno de sus grandes aciertos y peleó con los isleños de toda laya que no ven más allá de sus carteras para que no se derogara.

Tras esa etapa de superpolicía le dieron una poltrona en Calviá para pasar las horas al amor de la lumbre del erario público, donde mataba el rato tuiteando sobre su afinidad con el Naranjito Rivera y alejándose progresivamente de las tesis del Partido Sanchista Oportunista Español,  cosa perfectamente entendible.

Ayer aprovechó el patético acto de Rivera en Palma con el respaldo de la catedral al fondo y con un decorado de acarreados (pocos) con sombrerito nacional, -esté nacionalismo sí es el bueno, el de Savater de las FET y las JONS-, para volver a la política esperando un buen porvenir al dulce calorcillo de las peleas del Niño de los Másters, Casado, contra Sorayísima, la viuda de Rajoy.