viernes, 1 de junio de 2018

Las herencias las carga el diablo

El Corte Inglés, la Finca, Angel Nieto y el vil metal

El Corte Inglés, La Finca, Ángel Nieto y el vil metal


Nadie deja todo atado y bien atado. Las herencias son auténticas bombas de relojería donde aflora lo peor del ser humano transformado en dinero. Al rancio culebrón de El Corte Inglés, valorado en 10.000 millones y que saca a la luz las miserias de hijos, sobrinos y hermanos, cainitas por supuesto, conflicto en el que Dimas tiene asegurada la patada de sus primas, le sucede los golpes bajos de la familia de Ángel Nieto con sus dos mujeres y sus varios hijos peleados por la indemnización por la muerte del piloto en su quad ibicenco por algo más de 900.000 euros.

La última en añadirse a la lista de las teleseries vencidas por la peor telerealidad es Susana García Cereceda, hija del fallecido Luis García Cereceda, actual presidenta del grupo dueño de la urbanización madrileña La Finca y socia de Juan José Hidalgo para un macroproyecto hotelero en Cumayasa, en República Dominicana, ha sido puesta en libertad tras prestar declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea Torrón, instructor de la causa abierta contra el siniestro excomisario de Policía José Manuel Villarejo.

En el caso del gran almacén y primera agencia de viajes del sector parecen aflorar por fin los misterios del incendio de la Torre Windsor y sus erráticos fantasmas personificados en Juan Carlos Fernández-Cernuda Hidalgo, jefe de seguridad y control de datos de la compañía que tras el incendio pasó de facturar miles a facturar millones a los almacenes.

Lo peor está por llegar, aunque quizá se eche tierra sobre estos asuntos propios de la podrida Dinamarca en que se ha convertido este país, hoy, donde salen los ladrones y entran los rufianes... ¿Quién da más?