lunes, 7 de mayo de 2018

No es primavera en El Corte Inglés

Agoniza un estilo de empresa

Agoniza un estilo de empresa


Las herencias sacan lo peor de las personas, ya haya muchos millones en juego, ya se trate de unos pingajos. Se cambian testamentos a deshora, hológrafos, de ultimísimas voluntades, con testigos amañados... con el fin de hacer daño o dejar una buena carga de odio como traca final de una vida ad hoc.

Algo de eso está pasando en El Corte Inglés, que además es la primera agencia de viajes del sector y cuyo antiguo director Nuño de la Rosa, ex novio de la hijísima, Marta Álvarez, se ha convertido en el CEO y mamporrero principal de la esposa de Abelló Jr. Desde su marcha la agencia busca su nueva identidad a trompicones y con poca fortuna como con el engrendro de Utópica.

Hay 115.000 puestos de trabajo directo en juego y varios miles más indirectos, una abultada deuda con los principales bancos y un modelo que se tambalea, paternalista, antisindical, corporativista y jerarquizado hasta la náusea, que además está en el brete de jugarse a todo o nada su supervivencia a manos de Amazon y los grandes comercios on line que vienen.

Parece ser que Dimas Gimeno, el presidente y sobrino de Isidoro, tiene los días contados. No tanto por su pacata forma de llevar las riendas, sino por algo que ha debido irritar sobremanera a las hijas. Ahí entra la impugnación del testamento hecha un año después por la madre de Dimas por una diferencia de de 5 millones de euros. Y probablemente estén en juego también cuestiones personales de tipo telecinquero en las que no vamos a entrar. Para eso están las hemerotecas, y los artículos chuscos como el de El Mundo.

Si no sale a Bolsa, y no parece, si el jeque no pone pies en polvorosa, si las hermanas siguen empeñadas en el derribo de la otra parte de la familia, si la encrucijada on line no se resuelve -tienen al Gobierno actual de su parte frente a los grandes de Internet, (aunque ya se sabe, Rajoy tiene principios aunque si no gustan los cambia), el Corte Inglés va a inaugurar rebajas... en su hasta ahora, sólido patrimonio.

Lo que sí está claro, es que el gran almacén ya nunca va a ser igual; la primavera que antes llegaba puntualmente a sus puertas por estas fechas, ha trocado las cañas en lanzas.