martes, 6 de febrero de 2018

Las agencias hacia el modelo Deliveroo

Precarización más autónomos

Precarización más autónomos, (falsos, free lance y franquiciados)


Desde que la crisis del ladrillo y la burbuja estalló en 2008, las agencias de viajes no han cesado de languidecer por su falta de profesionalidad, meros comisionistas sin valor añadido, la estrechez de sus márgenes, la competencia de Internet y la monopolización de la oferta, que hoy se disfraza de franquicias dedicadas a los legos absolutos en la materia, cegados por un negocio que necesita poco capital, pocos conocimientos y prácticamente ningún equipamiento al margen de un móvil y medio ordenador.

Los cierres propiciaron que muchos trabajadores despedidos empezaran a funcionar como free lance, visitando empresas y colectivos y particulares de su base de datos, los clientes estrella.

Las agencias convirtieron en falsos autónomos a trabajadores en régimen general ahorrándose los costes de la seguridad social.

La estacionalización del sector impuso un modelo de precariedad laboral -se negaba tajantemente la posibilidad de ser fijos discontinuos-, que se convirtió en la norma general del sector: muchos trabajo en pocos meses con sueldos mileuristas para la casi totalidad de la plantilla.
Devota de la Virgen y la laca
Así, uno de cada cuatro empleados en agencias es autónomo, que han pasado desde el 18,4% del 2008 al 25% en la actualidad, como publica Hosteltur, con un crecimiento en esos años del 34%.

Claro que eso no impide que la ministra del ramo, -Nadal no está ni se le espera dedicado en exclusiva al combate amañado con las eléctricas-, la fanática de la Virgen del Rocío y el bote de laca, la señora  Fátima Bañez, eche las campanas al vuelo. 

Todos autónomos, todos en precario, vamos hacia el pleno empleo (basura).