miércoles, 28 de febrero de 2018

Asian también existe

La Secretaria de Estado de Turismo despierta del letargo

La Secretaria de Estado de Turismo resucita del letargo invernal


La primavera en ciernes, a pesar de las olas de frío, ha hecho resucitar a la eximia política encargada del 11% del PIB patrio y de gestionarlo sin hacer nada, en la mejor tradición marianista que viene de Mariano y no del colegio del Pilar, que esos eran Aznar y Botella, alumnos mediocres en estudio y sobre todo deportes, donde el último apellido medraba por su marrullería.

Claro, lo ha hecho para decir una serie de  tonterías, pero lo que cuenta es la intención. Ha afirmado que España ya ha superado a Francia, no en llegadas internacionales, pero sí en todo lo demás. Incluso en las baguettes.

Más perlas del desayuno organizado por Jesús Cacho y sus acólitos: "España no es barata". Ya lo sabemos, sobre todo los pensionistas. El reto consiste en "buscar turistas que no sean de sol y playa". Eso vale un máster.

Los alojamientos no reglados "destruyen la marca España". También los reglados, esos tres estrellas inferior de la época Fraga que resisten en las costas mediterráneas. Además la marca España se destruye sola, no hay más que ver la televisión, desde Eurovisión a Sálvame o Salvados, que tanto da, o las declaraciones de Pablete el Pichi podemita, ese chulo que castiga

A ese patrimonio debe referirse cuando cita el año mundial del patrimonio cultural, decretado por la OMT, el organismo que da refugio a Botella, el clown más efectivo de ese patético circo internacional, donde brillan con luz propia las multinacionales de la caridad que se dedican al sexo con sus pobres  y damnificados.

Y para finalizar añadió que considera que lo primordial es encontrar un mecanismo para determinar el número exacto de alojamientos turísticos que hay en el país, mediante un catastro u otro tipo de mecanismo de registro, pero que sea “eficaz”.

Eso, no vaya a ser que el censo sea como su poltrona, absolutamente inútil. Va a acabar haciendo buena a Borrego. Hum, no no, eso es físicamente imposible.