martes, 13 de febrero de 2018

30 años sin complicaciones... ni sindicatos


O'Leary obligado a reconocerlos ahora

Las movilizaciones y las deserciones doblegan a O'Leary


El consejero delegado de Ryanair se ha visto obligado a romper una tradición de más de treinta años, prohibir los sindicatos en su línea aérea, tras la masiva deserción de pilotos a Norwegian que le hizo suspender miles de vuelos y a las reivindicaciones airadas que amenazaban con nuevas movilizaciones en la aerolínea basura por excelencia. No le queda más remedio que escuchar a los sindicatos de Irlanda, Reino Unido, Alemania, Italia, España y Portugal.

Se ha visto obligado a subir salarios un 20%, pero lo que le ha dolido más que los 100 millones que tiene que desembolsar es el reconocimiento sindical. El SEPLA, que agrupa a 500 de los 800 pilotos españoles de Ryanair, y antaño el instrumento favorito de los señoritos pilotos de Iberia, acaba de interponer una demanda ante la Audiencia Nacional para su reconocimiento sindical y como colectivo de trabajadores sujetos a la legislación española y no irlandesa.

"Como una amenazadora nube tormentosa se levantaba ya sobre el horizonte el sindicato libre. Este fue uno de los más terribles instrumentos de poder para la seguridad y la independencia de la economía nacional, para la fuerza del Estado y la libertad del individuo".

¿O'Leary? Casi, en realidad, un fragmento de Mi Lucha de Adolf Hitler antes de prohibir los sindicatos en 1933.