lunes, 8 de enero de 2018

Amado Líder Airport

Los peores aeropuertos del mundo mundial

Los peores aeropuertos del mundo mundial


"Los aeropuertos buenos son todos iguales, los malos tienen cada uno su carácter". Así, parafraseando a Tosltoy comienza The Economist una pieza que clasifican como informal, sobre los peores aeródromos del mundo, encabezando la lista Juba, el de Sudán del Sur. Los aviones llegan siempre retrasados y no hay aseos, sitio para sentarse o donde sirvan algún refrigerio. Los escáneres no funcionan y el agua garantiza una buena diarrea si no se ha traído la propia. Pero no se le ocurra hacer una foto, podría costarle una pena de cárcel. Los trabajadores de la ONU y ONG's conocen de sobra los trucos que se gastan unos tipos de uniforme y gafas oscuras para hacerles perder el avión y conseguir sabrosas mordidas.

Luego aparece Jeddah, en la "democrática y prooccidental" Arabia Saudí, rebosante de peregrinos que no pueden atender en las dependencias. El caos elevado a categoría de arte.

Los periodistas del medio aportan sus experiencias. En Bangui, en la República Centro Africana, han robado la valla que perimetraba las pistas, de manera que los pilotos cuando intentan aterrizar tienen que estar muy atentos para no hacer un motor al aire si las ven invadidas. El aeródromo se encuentra entre un campo de refugiados y la ciudad, por lo que es una encrucijada de tráfico espeso, tanto a pie como de vehículos de toda índole.

Lubumbashi también tiene su punto, en la República Democrática del Congo, donde las mordidas a los funcionarios para abordar son tan regulares como las antiguas tasas de embarque. Y hay más de un solo "mostrador".

En Manila son más creativos y hay un escáner denominado "el de las balas", donde suele aparecer munición en los equipajes de los guiris. Si no pagas, al bote. Y en Johannesburgo revisan el equipaje con cierta liberalidad. Un periodista afirma haber encontrado en su maleta cosas que no le pertenecían cuando llegó a casa.

Pyongyang tiene especial encanto para los profesionales de la prensa. No se os ocurra llevar un periódico local doblado bajo el brazo si tiene la cara del Amado Líder, -no, no es Pablo Iglesias- en portada. 

Venezuela, la patria del madurismo-gansterismo tiene patentado su propio truco. El vuelo a abordar aparece "retrasado" en el panel justo hasta en el momento en que aparece como cerrado. Vuelo perdido, claro. Muchas risas chavistas.

Pero no todo va a ser países pobres. El segundo aeropuerto de Bruselas, la patria de Puigdemont, Charleroi, es "cutre y sucio y la comida infecta". Solo tiene un autobús que enlaza con la ciudad y suele ir repleto. Luton, el preferido de O'Leary, no le va a la zaga en Londres. Lejano, sucio y destartalado garantiza un dantesco final de vacaciones o de puente... si se consigue llegar en hora.

Claro que las medidas de seguridad implementadas por los Estados Unidos Trumpistas no desmerecen la pesadilla en todos los aeropuertos locales, como si se apareciera el propio payaso en forma de guardia de seguridad oligofrénico preguntándote si has hecho tú la maleta o tu mayordomo y registrando tu móvil o tu tablet por fuera y por dentro. Si estás en tránsito hacia otro país, sin querer entrar en los EE.UU. muy probablemente te harán pasar inmigración y perderás el vuelo. Miami se lleva la palma.

Más sobre el tema en su blog Gulliver. Volar se está convirtiendo en una pesadilla igual de desagradable que navegar de inmigrante ilegal en unos de los vapores de finales del siglo XIX. Pero pagando, eh, como diría el President Puigdemont, el amado líder catalán, con permiso de los Pujol.

Amado Líder Airport


Ahora bien, en Corvero, el nuevo de Murcia, se te puede aparecer el Pequeño Nicolás, velando tus sueños al lado de Arturo Fernández. ¡Felices vuelos!