lunes, 29 de enero de 2018

Diaz Ferrán cambia de pulserita

El ex líder la patronal, en libertad vigilada

El ex líder de la Patronal en libertad vigilada


Diaz Ferrán ha salido de la cárcel tras estudiar economía, hacerse de una ONG -suponemos que de "algo sin fronteras"- y habiendo cumplido una tercera parte de su pena. Ha pesado además el hecho de que sea mayor de 75 años. En lugar de la pulsera con la banderita de España tendrá que llevar una de control telemático.

También ha cambiado su cara de prepotencia por otra de contrito arrepentimiento y aunque no ha pagado las deudas pendientes, 1,2 millones de euros de multa y 450.000 de indemnización a diversos proveedores, algunos han cobrado merced al concurso de acreedores.

En la UNED, donde ha cursado Económicas, esperemos que le hayan enseñado al amiguito del alma de Esperanza Aguirre a no hacer dumping para hundir a la competencia, a pagar las deudas a sus proveedores, a cumplir con sus clientes y a no explotar más de lo estructuralmente necesario a sus trabajadores.

Y todavía tiene pendiente la condena por haber gastado 93.984 euros de la tarjeta black de Bankia. La ética seguro que no se enseña en la Universidad, ni en los sindicatos, ni en los partidos de izquierda y derecha, ni en la patronal, ni en la totalidad del territorio de España, Una, Grande y Corrupta.

jueves, 25 de enero de 2018

Venecia, Barcelona y otros agujeros negros

Lista de destinos donde no ir. (Y otros donde sí)

Algunos destinos donde no ir. (Y otros que sí)


Hace muchos, muchos años, en una galaxia muy lejana, el que firma dirigía una librería de viajes en Madrid. Una tarde de julio un viajero en potencia me pidió consejo sobre un lugar al que viajar en que no hubiera nadie. Móstoles a las cinco en punto de la tarde, contestamos impertérritos y a la par los dos mancebos del establecimiento.

Hoy son miles los lugares a los que no viajar por masificados, cosificados, intoxicados y cultural y socialmente deteriorados. CNN travel acaba de publicar la lista de doce que ameritan NO VIAJAR, encabezados por Venecia, la campeona del timo a los pobres japoneses que pagan 1143 euros por un chuletón de perro sin rechistar y sin sacar la katana.

Pero también aparece Barcelona, con sus 34 millones de turistas en 2016, y los periodistas aconsejan no frecuentar Las Ramblas y en lugar de la capital de la sardana y la sangría-fentanilo, elegir Valencia. Se ve que los muchachos de la CNN no conocen a sus líderes locales.

Le siguen Dubrovnick, más atestada si cabe desde que salió en Juego de Truños; Santorini petada de cruceristas, una especie en peligro de proliferación; Cinque Terre en Italia, con los guiris rebosando por los acantilados.

Monumentos como el Taj Mahal, un agujero negro de enorme belleza donde abundan los tortolitos haciéndose selfies con el guía de por medio; Machu Pichu un lugar en el que las sanadoras-sacerdotisas argentinas compiten con los chamanes locales de baja intensidad ladrones de carteras. 

Y más: las Islas Galápagos con el el fantasma de Darwin llorando la involución humana, la ladera del Everest por el lado nepalí, más transitada y llena de basura que la Ruta del Cares; la isla de Skye  en la que los ingleses, ahora disfrazados de hooligans, siguen miccionando sobre los escoceses  y la plácida Bhutan con unas "tasas" de 200 dólares diarios que, sin embargo, no persuaden a los guiris de dejar en paz a sus habitantes.

Faltan muchos sitios, Palma, Donosti, París, Bruselas por razones obvias de poder tropezarnos al Puchi...

Definitivamente, Móstoles a las cinco de la tarde en julio es un horror, pero sigue sin haber casi nadie... Hoy nos inclinaríamos por Marina D'Or haciendo Froilán de guía. 

O el pueblecico, pero esto mejor no decírselo a nadie no vaya a ser que nos levanten otro mamotreto...

martes, 23 de enero de 2018

El fake colaborativo

La posverdad y la guirificación


La posverdad y la guirificación


La economía colaborativa no es más que un invento revestido de fake, de posverdad, de bulo en suma, difundido como siempre para sacar provecho de la ignorancia masiva y la apostura hipster encarnada por cerebros como el de Cristiano Ronaldo.

Según El País, AirBnB se está quedando en lo que siempre fue, un negocio de unos pocos a costa de unos muchos, disfrazado con piel de cordero en la que se han colado además todas las infraviviendas de la península, especialmente las gallegas, que ya sabemos que son espectaculares.

Por ejemplo, señala el autor de la pieza, la multinacional hotelera Wyndham Worlwide posee la empresa catalana Friendly Rentals que gestiona en España alrededor de 500 apartamentos turísticos.

Según Inside Airbnb, un portal crítico con la plataforma, "más del 55% del producto en España está en manos de dueños de más de dos apartamentos. Y menos de un 3% de usuarios —aquellos que ofrecen entre seis y 20 viviendas— controlan un 14% del mercado. Y un millar, los que tienen más de 20 ofertas, se llevan el 8% del pastel".

Mientras los barrios se han encarecido, se han guirificado que viene de gentrifricación, -un barbarismo que significa que se ha echado a los vecinos en beneficio de los guiris más conspicuos-, han perdido parte de su esencia y los bárbaros jovenzuelos de fuera destruyen la convivencia y la -precaria, todo hay que decirlo-, armonía de las comunidades de vecinos.

La esfinge rajoynianaLos ayuntamientos se ven obligados a intervenir y en este país, donde las alcaldesas triunfan más que en Operación Triunfo, con un grado de inteligencia menor, se empiezan a plantear soluciones como San Francisco, París o Toronto: limitar a 90 días la temporada máxima que se puedan alquilar los pisos residenciales a turistas de fin de semana. 

Así, la turismomasivofobia crece, mire usted, como diría la esfinge que dirige, es un decir, este país de ladrillos y camareros, de activos tóxicos y pasivos desnatados.

jueves, 18 de enero de 2018

"Shitholes" y otras advertencias de viaje USA

Nuevo sistema de alertas sobre destinos de viaje

Nuevo sistema de alertas sobre destinos de viaje


Estados Unidos acaba de estrenar un nuevo sistema de advertencias sobre destinos de viaje  en el que -por ahora-, no clasifica algunos como shitholes, "agujeros de mierda", como acostumbra a hacer su peligroso presidente-.

Se trata de clasificar los países del 1 al 4 en base al posible riesgo para los viajeros. El más extremo sería el 4, "No viajar" que ostentan entre otros, Siria, Corea del Norte o Somalia, seguido del nivel 3, "reconsiderar el viaje" que merecen países por diversos factores, sobre todo riesgos asociados a la delincuencia y el crimen, como Haití, Venezuela o El Salvador, con tasas de homicidios que baten récords mundiales. En el nivel 2, "incrementar la precaución" se encuentran amplias zonas de México, aunque Acapulco y otras zonas calientes, Michoacán, Colima o Sinaloa... suban de categoría incluso hasta el nivel 4.

En el nivel 2 se encuentra España debido a los ataques terroristas, al igual que Bélgica, aunque la posibilidad de encontrarte con Puig-Demon y su pelazo en la capital debería subir el nivel de peligro hasta el 4.

Por supuesto, Estados Unidos no aparece en la lista, por más que las amenazas de tropezar con cualquier votante de Trump  -60 millones de analfabetos funcionales supremacistas y unos cientos de miles de millonarios de diversa índole-, sean realmente elevadas y arriesgadas al menos para la salud mental del viajero. No obstante, el ministerio de Asuntos Exteriores español califica de alto riesgo multitud de zonas de Estados Unidos, diversas zonas de Nueva York, Boston, Chicago, Houston etc... debido a problemas de seguridad. 

Además, el Departamento de Estado gringo incluye algunos subapartados altamente interesantes, como Viajar con Armas, Viajes LGTBI(ETC), Discapacitados, Jubilados y Mayores, Viajeros de Cruceros, (perdón por el oxímoron), Viajes para Periodistas o Viajes por motivos de Fe. 

Viajar en Ryanair con maletas por ahora no figura como categoría específica.

lunes, 15 de enero de 2018

Una experiencia AntiFitur

El New York Times presenta su lista de destinos

El New York Times presenta su lista anual de destinos


El periódico más odiado por Trump y el Ku Klux Klan acaba de presentar su lista anual de 58 destinos donde viajar este año 2018 con un despliegue apabullante de vídeos y fotografías gran formato, recomendaciones en Facebook de qué hacer allí, y útiles enlaces a artículos del mismo medio. Ahora que empieza el Fitur de la caspa y las gambas con gabardina gratis...

Abundan, tal vez demasiado, los destinos estadounidenses, encabezados por Nueva Orleans, Cincinnati, Baltimore, Branson en Missouri, Chattanooga en Tennesse o Disney World; algunos cantados como Colombia o Chile; otros tópicos como el Caribe, Praga o Sevilla; algunos bizarros la provincia de Gangwon en Corea del Sur, Gansu en China, Kuélap en el norte de Perú, o para audaces como Los Cabos en Baja California, -cuidadín con los narcos-, o la muy aburrida Ypres en Bélgica, solo para Puchidemistas enfebrecidos.

Y los más atractivos como la costa de Camboya, el norte de Australia, Santo Tomé y Príncipe, Rotorua en Nueva Zelanda y originales como Belgrado, Tasmania o la Ribera del Duero.

Y si le falta alguno evidente puede usar el hastag #52Places2018 en Instagram para proponer su pueblo, su zona, o la que más le plazca para que tenga sus cinco minutos de gloria o sus cinco millones de guiris...

Ryanair, más errores de bulto

Ahora todos a facturar y pagar

2018, todos a facturar... y pagar


Aparte de las excusas risibles de O'Leary sobre sus pilotos y las vacaciones que le hicieron cancelar miles de vuelos y seguir ganando dinero en base a los precios -no hay nada más barato que volar con una tripulación en modo esclavo, recordamos a sus empecinados clientes-, ahora a la aerolínea le toca modificar la política de bultos ( se refieren a las maletas, no a sus clientes, suponemos).

La nueva política, que entra hoy en vigor, quiere corregir el desmesurado número de maletas que se metían en cabina para ahorrar tiempo y dinero y que provocaban retrasos en los despegues cuando no cabían a bordo y había que bajarlas a bodega.

Ahora "solo" costará 25 euros facturar en lugar de los 35 anteriores, y solo dejarán un bulto por persona en cabina, incluidos bolsos de mano, cámaras, paquetes de tabaco...

Ahora bien, si somos viajeros prioritarios, nos dejarán dos bultos dos, por la módica cantidad de cinco euros.

A los pasajeros no les queda nada más que tragar con unas políticas que abusan de su situación de liderazgo, como han denunciado las asociaciones de consumidores. O castigarles eligiendo otra aerolínea...

lunes, 8 de enero de 2018

Amado Líder Airport

Los peores aeropuertos del mundo mundial

Los peores aeropuertos del mundo mundial


"Los aeropuertos buenos son todos iguales, los malos tienen cada uno su carácter". Así, parafraseando a Tosltoy comienza The Economist una pieza que clasifican como informal, sobre los peores aeródromos del mundo, encabezando la lista Juba, el de Sudán del Sur. Los aviones llegan siempre retrasados y no hay aseos, sitio para sentarse o donde sirvan algún refrigerio. Los escáneres no funcionan y el agua garantiza una buena diarrea si no se ha traído la propia. Pero no se le ocurra hacer una foto, podría costarle una pena de cárcel. Los trabajadores de la ONU y ONG's conocen de sobra los trucos que se gastan unos tipos de uniforme y gafas oscuras para hacerles perder el avión y conseguir sabrosas mordidas.

Luego aparece Jeddah, en la "democrática y prooccidental" Arabia Saudí, rebosante de peregrinos que no pueden atender en las dependencias. El caos elevado a categoría de arte.

Los periodistas del medio aportan sus experiencias. En Bangui, en la República Centro Africana, han robado la valla que perimetraba las pistas, de manera que los pilotos cuando intentan aterrizar tienen que estar muy atentos para no hacer un motor al aire si las ven invadidas. El aeródromo se encuentra entre un campo de refugiados y la ciudad, por lo que es una encrucijada de tráfico espeso, tanto a pie como de vehículos de toda índole.

Lubumbashi también tiene su punto, en la República Democrática del Congo, donde las mordidas a los funcionarios para abordar son tan regulares como las antiguas tasas de embarque. Y hay más de un solo "mostrador".

En Manila son más creativos y hay un escáner denominado "el de las balas", donde suele aparecer munición en los equipajes de los guiris. Si no pagas, al bote. Y en Johannesburgo revisan el equipaje con cierta liberalidad. Un periodista afirma haber encontrado en su maleta cosas que no le pertenecían cuando llegó a casa.

Pyongyang tiene especial encanto para los profesionales de la prensa. No se os ocurra llevar un periódico local doblado bajo el brazo si tiene la cara del Amado Líder, -no, no es Pablo Iglesias- en portada. 

Venezuela, la patria del madurismo-gansterismo tiene patentado su propio truco. El vuelo a abordar aparece "retrasado" en el panel justo hasta en el momento en que aparece como cerrado. Vuelo perdido, claro. Muchas risas chavistas.

Pero no todo va a ser países pobres. El segundo aeropuerto de Bruselas, la patria de Puigdemont, Charleroi, es "cutre y sucio y la comida infecta". Solo tiene un autobús que enlaza con la ciudad y suele ir repleto. Luton, el preferido de O'Leary, no le va a la zaga en Londres. Lejano, sucio y destartalado garantiza un dantesco final de vacaciones o de puente... si se consigue llegar en hora.

Claro que las medidas de seguridad implementadas por los Estados Unidos Trumpistas no desmerecen la pesadilla en todos los aeropuertos locales, como si se apareciera el propio payaso en forma de guardia de seguridad oligofrénico preguntándote si has hecho tú la maleta o tu mayordomo y registrando tu móvil o tu tablet por fuera y por dentro. Si estás en tránsito hacia otro país, sin querer entrar en los EE.UU. muy probablemente te harán pasar inmigración y perderás el vuelo. Miami se lleva la palma.

Más sobre el tema en su blog Gulliver. Volar se está convirtiendo en una pesadilla igual de desagradable que navegar de inmigrante ilegal en unos de los vapores de finales del siglo XIX. Pero pagando, eh, como diría el President Puigdemont, el amado líder catalán, con permiso de los Pujol.

Amado Líder Airport


Ahora bien, en Corvero, el nuevo de Murcia, se te puede aparecer el Pequeño Nicolás, velando tus sueños al lado de Arturo Fernández. ¡Felices vuelos!