miércoles, 27 de septiembre de 2017

Air Kunta Kinte

Son los consumidores los que permiten los abusos

El Día Mundial del Turismo en el año Mundial del Turismo Sostenible (ja, ja, ja)


Son los consumidores los que permiten los abusos



El Mundo publicaba un artículo recientemente, El español que provocó la fuga de 70 pilotos españoles que dejó tocado del ala a Ryanair en que se describía las condiciones que habían hecho agachar la cabeza al mejor CEO de Dublín, el payaso de O'Leary, tras la fuga de cientos de sus pilotos a Norwegian y otras compañías en que no les trataran como a objetos carentes de derechos.


En él se describía las condiciones del colectivo, antaño poderoso. No tienen seguridad social, se les considera autónomos, se tienen que pagar uniforme y la formación de cada  nuevo tipo de aparato, lo que supone miles de euros adicionales que otras compañías, lógicamente pagan a sus empleados. Tampoco pagan los obligatorios reconocimientos médicos, ni el agua ni el café que consumen a bordo. Tienen que usar sus propios móviles para fines corporativos, los dietas son ridículas, no tienen vacaciones pagadas y si enferman, no cobran. Entre otras lindezas similares, próximas al esclavismo.

Peor tratan a los tripulantes de cabina, a los que obligan a vender comidas infectas, papeletas de rasca y gana y demás estupideces con las que consiguen amargarte el vuelo a través de megafonía. En caso contrario les bajan salario y les destinan a la base más lejana a su domicilio.

A raíz de las suspensiones de casi 2000 vuelos y la consiguientes pérdidas y bajadas en Bolsa un analista comentaba en la prensa especializada que son temas puntuales, como demostraron los colapsos recientes y sin consecuencias de Vueling y British Airways recientemente. "Al poco tiempo subieron los beneficios y la cotización en Bolsa, porque nadie se resiste a viajar al precio más bajo"

O al precio de un Volkswagen escarabajo cuando Hitler inventó el coche del pueblo en 1938. Por cierto, parece que en Alemania la extrema derecha vuelve al Reichstag  al calor del clamor popular, que viene de populista, como bien defiende Errejón, el repelente niño Vicente del podemismo.

Hoy, aparte de otra efeméride más ominosa, es el Día Mundial del Turismo y algunos lo aprovechan para señalar obviedades y piadosos propósitos para Millenials buenistas. Desde aquí brindamos el nuestro. Feliz día y no olvide:

Si se escandaliza con los abusos de las aerolíneas semiesclavistas, no vuele con ellas. Y deje de darse golpes de pecho y donar a las ONG's