lunes, 19 de junio de 2017

Ámsterdam, la otra Venecia

El turismo es el cuarto jinete (y monta en bici)


Ciertamente las dos comparten canales, pero también una enorme masificación turística que las hace casi invivibles para sus habitantes que escapan en masa. La ciudad italiana pierde habitantes al mismo ritmo de la peste de 1630 que asoló la ciudad. Hoy los turistas son el nuevo cuarto jinete del Apocalipsis. De más de 175.000 habitantes que vivían en la década de los 50 del pasado siglo se han reducido a 55.000 en la actualidad. 

Y la capital de los neerlandeses sigue el mismo camino:  recibió 17 millones de visitantes en 2015 y la cifra sigue creciendo. Con una población de apenas millón y medio, es como si Madrid que recibe nueve millones en la actualidad, viera crecer los turistas hasta los treinta millones.

Los numerosos vuelos low cost, las bicis y los tranvías, los coffee shops, los canales y el alquiler turístico son los principales responsables de que en la parte alta de la ciudad, la que rodea la estación central, haya momentos en que no se pueda caminar, desde la primavera hasta avanzado el otoño, cuando las hordas se recogen en sus casas o buscan destinos más meridionales como Barcelona, la próxima de la lista.

Hasta ahora la vieja Makum no sabe o no quiere afrontar el problema, pero los primeros síntomas de la turismofobia ya afloran en su vibrante -y ruidosa- vida nocturna.