domingo, 16 de abril de 2017

De viajeros a turistas: I Cruceros

I Cruceros


Los Benidorm flotantes

Vacaciones en agua de nadie es el título de un trabajo periodístico de Univisión Noticias, una cadena informativa en castellano que emite desde Estados Unidos, que ha merecido el premio José Ortega y Gasset de periodismo de esta año por su investigación sobre la multimillonaria industria de los cruceros, una de las menos reguladas de los Estados Unidos que se refugia en los paraísos fiscales y las banderas de conveniencia para hacer de su capa un sayo y dejar desprotegidos a sus clientes.

Aquí queremos hacer un resumen sucinto del mismo, pero dada la calidad de las infografías, los textos y las fotografías, invitamos al lector a leer en su totalidad.

  • Tres empresas, Carnival Corporation, Royal Caribbean International y Norwegian Cruise Line, controlan más del 80% del mercado mundial de cruceros. Transportan alrededor de 18 millones de personas al año, mientras se aprovechan de los escasos controles ambientales, eluden el pago de impuestos y sortean las garantías laborales de los países.
Puertos con más tránsito

  • "Alrededor del 40% de la flota que posee la mayoría de empresas es antigua y viaja por los mares del mundo arrastrando desperfectos y fallas de las que poco se habla y que, en su mayoría, son desconocidas por los pasajeros".

  • Si le toca el navío Thomson Celebration de Carnival, desconfíe. Tiene más de 30 años y ha sido inspeccionado y denunciado en al menos 54 ocasiones habiéndosele detectado 139 deficiencias. Navega por Europa porque no podría hacerlo en aguas estadounidenses debido a su vejez y sus problemas de todo tipo, alarmas de fuego defectuosas y problemas con el motor, hasta botes salvavidas en mal estado, servicios sanitarios dañados, filtros de aceite inservibles, problemas con la dirección hidráulica y falta de entrenamiento de su tripulación. El navío actualmente está inscrito en Malta, una isla en el Mediterráneo que no tiene límites de edad para registrar barcos comerciales de pasajeros. El dueño registral del bote –HAL Antillen NV– está registrado en Curazao, y la corporación detrás de esta, Carnival, tiene su domicilio en Panamá, aunque opera desde Estados Unidos.

  • Otro barco, el Seabourn Odyssey de Carnival es de bandera de Bahamas, el dueño está registrado en Liberia, paraíso fiscal, al igual que lo está el operador turístico, un país donde casi no existen ningún tipo de regulaciones laborales. El barco también está registrado en Panamá, aunque la sede de Carnival es estadounidense y paga impuestos en Panamá. "Ahora, imagine que usted tiene un accidente o es víctima de un robo o un ataque físico a bordo de este barco en el golfo Pérsico: ¿A quién le reclama? ¿A cuál corte acude?" La embarcación no se promociona de ninguna forma como parte de la corporación Carnival. Desde 2004, HAL Antillen NV, subsidiaria de Carnival, alquila el crucero a la empresa británica TUI UK Limited.

Benidorm flotantes
  • Mucho cuidado si tiene algún percance a bordo de uno de estos barcos. La responsabilidad de investigar un delito recae sobre la marinería de abordo o de las autoridades del país donde está registrado el barco, normalmente Malta, Liberia, Panamá... Ciertamente las leyes protegen más a los ciudadanos estadounidenses que a los de otras nacionalidades a bordo del mismo barco.

  • Los trabajadores de los cruceros están casi totalmente desprotegidos debido a la maraña judicial que impide casi totalmente reclamar contra los abusos que suelen cometer las grandes compañías. "La norma que protege a los marinos estadounidenses es el Jones Act, un estatuto federal de 1920, basado en las leyes que solían proteger a los trabajadores de ferrocarriles. Ninguna otra ley o regulación que protege a los trabajadores en tierra, aplica para la tripulación de un barco, porque las compañías alegan que como sus navíos tienen banderas extranjeras no están sujetos a las regulaciones de Estados Unidos".


  • Las compañías son estadounidenses pero allí no aparecen, "tienen sus sedes centrales en Estados Unidos, cotizan en la bolsa de Nueva York, pero están legalmente constituidas en el extranjero. Carnival es, en realidad, una empresa radicada en Panamá; Royal Caribbean está domiciliada en Liberia, y Norwegian en Bermuda". Todos paraísos fiscales. 

  • Y pagar impuestos, poco. "Carnival obtuvo beneficios brutos de 7,287 millones de dólares pero solo pagó 44 millones en impuestos —menos del 1% al año—, según lo reportado en sus informes anuales presentados ante la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por su sigla en inglés). Royal Caribbean, la segunda del mercado, con ganancias por 2,529 millones, abonó 91.3 millones por obligaciones fiscales, y Norwegian, la tercera, tuvo beneficios de 1,162 millones y pagó 21.2 millones en impuestos".

  • Problemas ambientales: "Un informe elaborado por el Congresional Research Service en 2008, estimó que durante un viaje promedio de una semana un crucero con 3,000 pasajeros y su tripulación puede generar 210,000 galones de aguas negras; 1 millón de galones de aguas grises (de lavatorios, duchas y lavadoras), más de 130 galones de materiales peligrosos y hasta 8 toneladas de desechos sólidos y 25,000 galones de agua con residuos de aceite". (Un galón americano equivale a 3,78 litros).

Cada día hay más turismo masivo y se viaja menos. Ahora ese tradicional dilema entre turista y viajero está cada día más claro: no quedan casi viajeros y cada día hay más turismo masivo. Y cada día crece más la turismofobia en España...

La "aventura" tóxica del Horizon de Pullmantur

Continuará...