lunes, 3 de abril de 2017

DisneyMadrid

Turistificación, masificación, apartamentos y montaditos

Turistización, masificación, gentrificación y montaditos


En Madrid no hay puerto y, afortunadamente, tampoco atracan cruceros con barcos tipo Benidorm flotante, que desparraman su carga por la ciudad para que la arrasen en unas horas y se hagan con los souvenirs todo a cien más cutres. Pero sigue el mismo camino del turismo masivo millenial. El centro se despuebla y los pisos se convierten en apartamentos turísticos para guiris, con subidas en el alquiler del 15% en este año, en una ciudad donde en el centro el proceso de gentrificación es imparable y ya no quedan casi tiendas autóctonas, todo es pura franquicia low cost.

En 2015 el rompeolas de todas las Españas batió a Barcelona con nueve millones de visitantes, más extranjeros que nacionales por primera vez, pero en el ayuntamiento están todos, gobierno y oposición, encantados, por el dinero que genera para las arcas municipales, aunque el concejal del ramo, José Manuel Calvo, el del siempre fallido proyecto Plaza España, -que por cierto sigue sin arrancar posponiendo firma tras firma con los más enrevesados argumentos-, dice que no quiere que Madrid pierda su idiosincrasia a golpe de alquiler para pisos turísticos, pero como siempre, habla mucho y no hace nada.

Madrid Destino aduce que como cualquier empresa, buscan clientes debajo de las piedras si es necesario, según su nuevo responsable, Pablo Martín, un funcionario de carrera sin la más mínima experiencia en el ramo. O sea como todos los concejales de Ahora Madrid.

Madrid nunca ha sido nada, esa es su pena y su orgullo, la falta de identidad, el melting pot de todas sus inmigraciones, pero ahora tendrá que enfrentarse a una masiva turistización que deja sin viviendas  a sus habitantes y los ahoga a golpe de montaditos y que ya sabemos que trae la turismofobia. Pero ya se encargarán los jefes del pensamiento único, esos que se dedican peropetuamente al postureo, de tipificarlo, nunca mejor dicho, como  un delito de odio.