jueves, 2 de marzo de 2017

Vuelven los piratas ingleses

Hoteleros españoles en pie de guerra

Los hoteleros españoles en pie de guerra


Drake, Morgan, Rackham, Barbarroja... se pasean por los hoteles españoles de la costa haciendo su agosto. No tienen más que reclamar a su vuelta alegando que han caído enfermos debido a la comida del hotel y pedir la correspondiente y elevada indemnización.

Para ello hay una figura, los claimfarmers, que se aposta a la puerta de los hoteles mediterráneos y promete a los turistas que la estancia les saldrá gratis si ponen la reclamación al hotel en la firma de abogados que les sugieren. 

Arrasan los hoteles mediterráneosComo en el Reino Unido la carga de la prueba reside en el demandado y no en el demandante, los grandes touroperadores prefieren pagar las cantidades demandas y luego se las descuentan a sus clientes de la próxima factura, los hoteleros hispanos.

El crecimiento es imparable, de alrededor de 1000 denuncias en 2015 a las 10.000 en 2016, unos 60 millones de euros, según datos de Hosbec. CEHAT ya ha puesto manos a la obra advirtiendo a los hoteleros que deben crear protocolos preventivos de actuaciones fraudulentas y amenazar a los posibles estafadores con penas de cárcel en España, lo que no deja de ser nada contundente a poco que los ingleses lean en los periódicos las sentencias españolas sobre corrupción.

La Secretaría de Turismo y la embajada de España en Londres presionan al gobierno de su Majestad para que tome cartas en el asunto y el Parlamento británico se lo toma con mucha calma. 

Con su característica flema que demostraban en los siglos XVII y XVIII cuando piratas, bucaneros y asesinos con licencia para matar arrasaban las costas y ciudades españolas de ultramar. Al servicio de su Majestad.