viernes, 3 de febrero de 2017

Cretinos sin destino

Antología del disparate viajero
Los viernes, un poco de relax

Desvariar para sobrevivir


Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro. 
Albert Einstein

En estos tiempos en que las grandes multinacionales y corporaciones se unen para ofrecer cruceros, viajes trillados y globalizados, buffets, comilonas y recorridos absurdos, algunas agencias pequeñas inventan frivolidades, por decirlo de manera suave, intentando la supervivencia.

Por ejemplo viajes o escapadas donde el pax, -nunca mejor dicho en toda su acepción de viajero inculto y pasivo-, no conoce donde va a viajar hasta que se lo dicen en el aeropuerto o con muy poca antelación.

Es el caso de Waynabox, donde hay que pagar cinco euros para descartar algún destino de los nueve que ofrecen por 150 euros, por si es tu ciudad de origen o donde vive tu suegra o tu cuñado. Pagar por descartar, ahí queda eso.

Una web donde abundan frases como "hoteles molones" "mola", "lo has pillado", "ups", "aventura"...  y otras muchas igual de geniales e ideales de la muerte. A pesar de ser valencianos (sic) y radicar en Barcelona está en spanglish, francés y portugués, pero no en catalán.

Natàlia Capdevila, social media mánager del chiringuito afirma no ser low cost, o sea, sabes, que son muy cool y que no hay solo jóvenes recién salidos del botellón en un estado lamentable, sino de todas las edades... aunque también en el mismo estado.

Los ingleses Surprise Trips no le van a la zaga y según Milou Van Roon, (ella misma afirma llamarse así, no lo hemos inventado nosotros) lo considera todo muy, muy, excitante, pero eso sí, como buenos british informan a sus clientes del tiempo que va a hacer en el destino sorpresa. 

No vaya a ser que los hooligans amanezcan mamados en Magaluf vestidos de himalayistas.