martes, 10 de enero de 2017

Trini no paga, no mercansía

El fantasma de la Plaza España

El fantasma de la Plaza España


Sin duda los chinos no conocen la tradición del 28 de diciembre, el día que Trini Casanova, dueño de Baraka, tenía que abonar a Wanda un adelanto de 14 millones de euros en concepto de pago a cuenta de la compra del Edificio España. Sin duda tampoco conocen al personaje, condenado a un año de cárcel por manipular la Bolsa y más famoso por sus operaciones especuladoras y fotogénicas que por buen pagador y personaje creíble.

Wanda ha dado un ultimátum al murciano para que el día 18 de enero abone la cantidad demorada para que solo le queden ya por pagar 252 millones de los 272 del coste del edificio, cuyo plazo final vence el 31 de marzo próximo.

Tampoco parece que el empresario vaya a concluir con éxito las operaciones emprendidas en el número 13 de la calle Preciados de Madrid y el hotel Carlos V, sumando esos impagos a su abultada carrera de especulador que busca una foto. En este caso Carmena ha sido la pagana apareciendo en la instantánea con el condenado por intentar manipular la Bolsa... y sus propias intenciones.

Mientras Plaza España, el monumento más emblemático de la capital y el que fuera centro del turismo madrileño se ahoga entre bares de comida basura, botellón y suciedad, frutos de la dejadez total del ayuntamiento, con su fantasmal consulta a la ciudadanía (8.000 participantes) sobre la remodelación, no menos espectral.

La situación recuerda cada día más a la legendaria escena de Infiltrados Tú no paga, no mercansía... con los papeles cambiados, claro.