lunes, 30 de enero de 2017

La comandante mandó parar

Moratoria de hoteles y apartamentos en Barcelona


Mientras presenta su flamante partido hecho a su medida y que quiere catapultarla a la presidencia de la Generalitat, Ada Colau, la alcaldesa procedente de Almería, ha dado otro puñetazo de autoridad en la mesa.

Ni hoteles ni apartamentos turísticos podrán establecerse en la zonas más masificadas de la ciudad a no ser que sustituyan a otros por cierre y ninguno podrá sustituir a un edificio de viviendas. No obstante el centro queda blindado, no habrá nuevos hoteles en cualquier caso.

El consistorio ha hecho especial hincapié en la vigilancia de los apartamentos turísticos aumentando sensiblemente los inspectores dedicados a regular la oferta y garantizar que las leyes se cumplen. Y apenas tres días más tarde de aprobar el PEUAT, la alcaldesa se propone subir el IBI a los apartamentos que se dediquen al alquiler turístico y cobrar una tasa a los visitantes que no pernocten en la ciudad. En  definitiva, como se indica en el plan, "gobernar el turismo".

La CUP se ha abstenido solo para fastidiar a su poderosa rival, al igual que lo han hecho, Ciudadanos y pujolistas cambiados de nombre.

Los hoteleros, que alojan solo a 8 de los 37 millones de turistas que asolan Barcelona han puesto el grito en el cielo con sordina, puesto que aunque rechazan cualquier traba a sus negocios, saben que el control de la oferta salvaje de apartamentos turísticos les beneficia.

Por cierto a los independentistas les ha puesto el pelo como escarpias el cartel de la candidatura con su bandera borbónica incluida, (ver foto).