miércoles, 5 de octubre de 2016

Un condenado por estafa al frente del Edificio España

El Jesús Gil murciano

Trinitario Casanova, el Jesús Gil murciano


El empresario murciano, hecho a sí mismo, que tiene una figura de Tío Gilito en su despacho, es el gran aliado de Carmena y su pintoresco concejal de Obras José Manuel Calvo, para hacerse con el edificio España, en el centro neurálgico de Madrid, tras la espantada del grupo chino Wanda, respetando su espantosa fachada neofranquista, eso sí, y sin poner un euro en la remodelación de la plaza que los populistas del ayuntamiento han colgado en su web Decide Madrid.

Trino, como le llaman sus allegados, fue condenado a un año de cárcel por inflar el valor de las acciones del Banco Popular en su salida a Bolsa. 

También se vio implicado en el caso de la Zerrichera, una finca que compró, que vio multiplicado su valor por 15 al ser recalificada, que vendió y en la que su posterior dueño, la Kutxa vasca, nunca pudo urbanizar porque se revocó la recalificación por motivos medioambientales. Para controlar a la opinión pública de su región, compró el ya desaparecido diario El Faro.

La reforma proyectada ha cristalizado en 70 proyectos colgados en la web trucha de pretendida decisión popular y puede ser votada por los madrileños (y madrileñas) que se abran una cuenta y verifiquen sus datos con el padrón (todavía no piden las huellas digitales) deberá dedicar cientos de horas a bajarse las memorias de los proyectos, de varios megas cada uno, revisar sus fotos, y realizar comentarios y finalmente su voto será ponderado para que tenga menos valor.

El Eurovegas Podemita
Carmena y Trino

Sobre la reforma de la plaza España votamos, el que firma participó, 28.000 madrileños sobre un total de más de cuatro millones, lo que la alcaldesa de Madrid juzgó como un éxito sin precedentes.

El chusco procedimiento  de los Carmena's Boys no lo supera ni Maduro en su referéndum convocatorio, (sic) y al nuevo emprendedor murciano ni siquiera se le acerca el orondo Jesús Gil tan amigo de la Duquesa de Aguirre.

Una reedición del Eurovegas en versión Podemos...