lunes, 24 de octubre de 2016

Tonterías colaborativas, las justas

Air BnB negocia en Nueva York

Air BnB negocia para sobrevivir en la Gran Manzana


Los estadounidenses, los reyes del libre comercio, del TTIP ultraliberal y de personajes como Trump que se jacta de no pagar ni un dólar a Hacienda, no se andan con remilgos a la hora de exigir a las pretendidas plataformas "colaborativas" que se atengan a las leyes vigentes.

La ciudad de Nueva York quiere poner coto al negocio millonario de la plataforma de alquiler que amenaza con acabar con los alquileres para los vecinos de la ciudad y escaquear todos los impuestos de esa actividad, según la congresista Linda Rosenthal que es la promotora de una resolución que limita los alquileres de corta duración y amenaza con multas de 7500 dólares a los propietarios que incumplan la ley.

Los colaborativos han agachado la cabeza y han prometido  imponer un sistema de registro obligatorio de anfitriones para ayudar a la Administración a tener bajo control a los arrendadores, y una regla de un anfitrión, una casa, pagar sus impuestos de alrededor de 90 millones de dólares al año y expulsar a los propietarios que incumplan la legislación por tercera vez.