lunes, 12 de septiembre de 2016

La borrachera de los 72 (1)

2016 el éxito de los 72

2016 pasará a la historia por su resaca


España acaricia con los dedos la cifra histórica de los 72 millones de turistas en 2016. Se trata de la mayor cifra del mundo si la comparamos con su número de habitantes. España con 46 millones recibirá este año 72 millones de guiris. Estados Unidos con 321 millones recibió 70 millones y Francia con 67 millones de habitantes recibió 85 millones de turistas en 2013.

Es decir, España tiene una tasa de 1,5 turistas por habitante, Francia, 1,26 y EE.UU. de sólo 0,21. Y hay que tener en cuenta que el 90% de los turistas que visitan España lo hacen en Cataluña, Valencia, Baleares, Andalucía y Canarias.

Desde lo más alto del podio se padece algo de vértigo por mucho que se reconozca que es un año atípico respaldado por el yihadismo suní que ha vaciado competidores de la orilla sur del Mediterráneo, Egipto, Túnez, Turquía y claro, Francia.

Eso suele producir declaraciones enfebrecidas de éxito, y los hoteleros, jubilosos por unas ganancias motivadas por sueldos de risa con unas condiciones semi feudales, 90% de contratación temporal, horas extras sin pagar, salarios por negro, mano de obra abundante procedente de la emigración, paro estructural del 20%, control del 11% del PIB español... disparatan. 

Como Simeone, Helena Burstedt, socia de Transaction Real Estate de EY, matiza en El País. "Los hoteleros han sufrido mucho", afirma. "Los hoteles vacacionales están viviendo un gran momento, pero, como siempre, hay que ir destino a destino".  "Hay que tener en cuenta que Barcelona tiene un precio medio de 125 euros por noche, inferior al de otras grandes capitales europeas comparables", señala Jordi Clos, presidente del Gremi d'Hotels de Barcelona. ¿Comparables? ¿En nivel de vida y servicios quizá?

Aunque a veces acierten, como señala Gutiérrez Uriarte "Algunos desaprensivos lo llaman economía colaborativa", sigue Clos.  "Es un magnífico negocio para sus socios, que han conseguido que aceptemos una propuesta inicialmente ilegal y que además ahora se la legalicemos", señala sobre AirBnB y similares Alberto Gutiérrez Uriarte, director desde hace más de 15 años del bilbaíno Hotel Carlton y presidente de la Asociación Española de Directores de Hotel. 

Pero la operación de mayor mérito anual se la lleva Madrid, la ciudad más sucia de Europa gracias a su inefable ayuntamiento de incompetentes totales que ha conseguido que los turistas paseen por calles atestadas de basura, buscando eso sí, la estatua al soldado republicano.