jueves, 29 de septiembre de 2016

Globalia, no más promesas del este

Hidalgo falla en su hijo


Javier Hidalgo será el CEO de Globalia, un cargo además de nueva creación y su amigo en Pepephone, Pedro Serrahima, director general. 

El patriarca parece ahora decidido por su hijo, el rey de la noche ibicenca y madrileña, émulo de  Cristiano Ronaldo, en detrimento de sus hijas y con los 75 ya cumplidos, a medio camino entre Santo Domingo y Pozuelo, se inclina más por el golf.

Ya no parece que sigan vigentes las viejas promesas de sacar el conglomerado a Bolsa, vender a los rusos, vender a los chinos, aliarse con el otro virrey de Ibiza, Matutes, el que compra toda el agua que puede, mientras se piensa si podría hacerse también con el oxígeno para luego venderlo, a la par que espera hacer negocios con los barcos entre Cuba y Miami. 

Se da la circunstancia de que el hijo vendió todas las acciones de la empresa de papá a Matutes y ahora mismo debe ser el único consejero delegado que no tiene acciones de la empresa que dirige. 

El culebrón no ha hecho más que empezar y promete más literatura en las páginas cuché que en las de color salmón, en una compañía que no pasa por sus mejores momentos.