martes, 5 de julio de 2016

Mi cliente me escupe lo normal

Mi cliente me escupe lo normal
Alex Cruz, el ex presidente impertérrito 

Vueling superada, sus directivos impertérritos


Si los directivos de una compañía sufriesen en sus carnes, es decir en sus millonarias remuneraciones, los frutos de su incompetencia, o bien no anunciarían miles de plazas sabiendo que no son capaces de operarlas, o dimitirían de inmediato.

Hoy aparecen trabajadores de los sindicatos de Vueling pidiendo a los indignados clientes de la compañía que no paguen con ellos su bien merecida furia. 

Vueling apenas pone un robot en sus servicios de humillación al cliente o les ofrecen 20 euros para que se callen y no den más la lata. 

Mientras prosiguen las cancelaciones, retrasos y pérdidas de vuelos por parte de sus clientes que ven cómo nadie les hace el menor caso.

AESA publica en su web un texto mediante el que informa que las reclamaciones a Vueling y que si no responde ya veremos.

En un país que vota corruptos y recompensa a los políticos más sinvergüenzas en las zonas donde más se lo han llevado crudo, pensando quizá que también los votantes tienen capacidad de hacer tres cuartos de lo mismo, a nadie debe extrañar que Vueling y sus adláteres haya juzgado esa postura como una bula para hacer lo que le venga en gana.

Estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otra media docena...