lunes, 20 de junio de 2016

Y del turismo, mejor ni hablamos

La primera actividad económica no existe en la campaña


El turismo es responsable del 11% del PIB y es nuestra primera industria "exportadora".

Además, hoy hay debates calientes sobre la mal llamada economía colaborativa, léase desregulada, que es materia de las inoperantes comunidades autonónomas, pero que amenazan a traernos vía TTIP un mundo sin trabajadores y en negro, adalid de la precariedad y acabar con una forma de entender la holetería y el transporte. Nada menos.

Por no hablar del eterno debate sobre sostenibilidad medioambiental, restricciones a lugares sobre explotados, cruceros con buques tipo Benidorm, hooliganismo, playas atestadas y pueblos fantasmas como Torrevieja y varios del Mar Menor, poblados solo por millones de medusas y jubilados ingleses que tiemblan ante la posibilidad de un Brexit.

La pésima actuación del arrogante Soria y la ignorancia supina de la Secretaria del ramo, Isabel Borrego, que reconocía antes de su toma de posesión no saber nada de turismo, no ha hecho más que agravar la desidia y la incompetencia socialista anterior, mientras las baronías regionales se rompen la boca alabando el turismo de aluvión que llega a millones a las playas del país mientras los países ribereños del Mare Nostrum, Túnez, Egipto, Turquía... arden por conflictos internos, muchas veces de carácter tribal.

Nada de todo esto aparece en la cansina, estupidizante y televisada campaña electoral, que cada vez se asemeja más a uno de los abyectos programas de Tele5, que lleva a tantos supervivientes de este tinglado a no participar en esta bufonada que llaman meter una papeleta en una urna cada... ¿seis meses?