miércoles, 29 de junio de 2016

El papelón de Panamá

El New Yor Times predice el fracaso de la ampliación

El New York Times predice el fracaso de la ampliación del Canal


El periódico estadounidense, conocido en todo el mundo por su fiabilidad y su presunta imparcialidad, está envuelto en una verdadera cruzada contra la obra del Canal de Panamá y predice su colapso en base a varias razones en una pieza de investigación en su edición en castellano: El nuevo Canal de Panamá, lo barato sale caro

Una obra concedida en base a un presupuesto falseado para que fuera de "solo" de 3.000 millones de dólares que ha aumentado casi al doble, una práctica que en España conocemos muy bien. Se da el caso de que la constructora es Sacyr Vallehermoso, especialista en obras con problemas, ganadas con apuestas muy bajas para llevarse la concesión, -como la autopista A92 andaluza, hecha con poco dinero-, que luego suelen costar más del doble del presupuesto inicial. El NYT afirma que la empresa española está prácticamente quebrada.

La calidad deficiente del hormigón, que ya muestra filtraciones y que, según varios especialistas, no aguantará por su mala calidad y por la exposición a los terremotos y corrimientos de la zona. El gasto efectuado en el hormigón ha sido un 71% más barato que la segunda oferta, con los consiguientes riesgos sobre su calidad.



La sustitución de las "mulas", máquinas sobre raíles que empujaban y mantenían el rumbo de las naves dentro de las esclusas por remolcadores de mala calidad, comprados en condiciones dudosas de legalidad y que los capitanes que los van a patronear predicen muy peligrosos de manejar dentro de esclusas pequeñas en las que deben guiar monstruos de miles de toneladas y hasta 13.000 contenedores, sobre todo en condiciones de viento o corrientes adversas. Las esclusas deberían medir 100 metros más de largo y 12 más de ancho según el capitán De la Guardia, un veterano de los remolcadores del Canal. 

El periódico afirma que tiene documentos confidenciales que indican que las autoridades del canal compraron los remolcadores por 158 millones de dólares a una empresa que después representó el hijo de Jorge L. Quijano, el administrador del canal.

El gasto desmesurado de agua del lago Gatún que hace que las aguas del Canal no den fondo suficiente para los barcos admitidos en los nuevos pasos. Y las sequías y el Niño pueden agudizar el problema.

Claro que también la investigación del New York Times desprende un tufillo sospechoso a despecho por no haber sido elegida una constructora norteamericana, cierta prepotencia anglosajona y arrogancia típicamente gringa. 

Unos pueden simplemente equivocarse o informar mal a propósito, otros si se equivocan pueden producir una tragedia de dimensiones espectaculares, el tiempo dirá. Pero también sabemos por estas latitudes cómo se las gastan los constructores españoles, devotos de Pepe Gotera y Otilio y de la corrupción rampante, como demuestran los papeles de Panamá. Los otros papeles...