lunes, 2 de mayo de 2016

Venezuela reduce vuelos, el resto del mundo aislado

Deudas millonarias y cancelaciones masivas

Deudas millonarias y cancelaciones masivas


Venezuela debe más de 3700 millones de dólares a 23 líneas aéreas y de los de verdad, no de esos que se cambian a 6 bolívares por la gracia de dios o de Chávez, que viene a ser lo mismo para los próceres bolivarianos.

Eso ha hecho que los vuelos al exterior se hayan reducido a la mitad y que las aerolíneas que no estén endeudadas hasta las cejas salgan del país como alma que lleva el diablo, (léase Bush).

Conviasa, la línea de bandera, ha dejado de vender a las agencias de viajes y Gol la brasileña y olímpica, ha hecho mutis. Pero el total de aerolíneas que al día de hoy han suspendido vuelos llega a trece. Destinos como Santiago o San José ya no tienen enlace con Caracas.

Y no se trata solo de que los burgueses puedan volar a Miami, según la jerga oficial, es que también peligra el transporte de mercancías, por ejemplo de medicinas.

La Air Europa de Hidalgo -y de alguien más en potencia aunque no sepamos quién-, llegó a admitir pagos semestrales con muy poca fe y todavía no sabemos si este ejercicio está provisionando la estrepitosa deuda revolucionaria. Ha reducido el número de asientos, pero teme irse del todo, porque eso según el gobierno venezolano garantizaría no cobrar nunca y no volver a volar jamás.

Se acaba también la cerveza. Eso sí puede ser el principio del fin del régimen bolivariano.