viernes, 8 de abril de 2016

Guerra en el transporte madrileño

(In) Competencia denuncia y Car2go sufre vandalismo


Uber es mayor negocio que AirBnB, pero se mueve con más sigilo y acierto que la multinacional de la "economía colaborativa" en pisos de alquiler. Lo demuestran sus respectivas valoraciones en Bolsa y el propio sentido común. El transporte son palabras mayores, y no solo nos referimos al interno de las ciudades. Hay miles de millones en juego y los contendientes no se paran en barras.

La estrafalaria CNMC, que sigue haciendo de su capa un sayo y actuando a instancias de ignotas y arcanas razones no siempre transparentes, ha decidido denunciar al gobierno por las trabas que este impone al transporte en general y a Uber en particular. Esto en un día en que entra en vigor la prohibición del autoconsumo energético y el impuesto al sol. Cualquier día, el ministro de Gobernación, el pío Jorge Fernández Díaz impone un tributo por masturbarse.

Y la empresa respaldada por el ayuntamiento Podemita de Madrid, Car2go, de alquiler de coches eléctricos sin conductor de la capital ha sufrido por segunda vez un ataque organizado contra sus vehículos en la que han reventado las lunas de ocho coches. El anterior ataque sucedió en Navidades. Probablemente debidas a su éxito rotundo que no tiene nada que ver que con otras plataformas de alquiler de coches por horas o minutos, que poca polvareda han levantado.

Car2go al igual que la aplicación taxista MyTaxi, a la que acusan de cobrar comisiones elevadas a los taxistas que la utilizan, pertenece a la multinacional Daimler Benz. Los precios de alquiler son elevados y los cargos que figuran en la letra pequeña significativos, por ejemplo perder las llaves 350 euros. Por no hablar de la franquicia en caso de golpe, incluido el que pueda recibir el coche después de que lo hayamos aparcado, 500 euros. 

Y es que si leemos con atención las condiciones generales, se le quitan a uno las ganas de alquilar el Smart y volver al taxi de toda la vida... aunque tengamos que escuchar la COPE o Radio Olé.