miércoles, 20 de abril de 2016

Caribe mediterráneo, Soria panameña

La presión turística impulsa el emisor


Todo el mundo en las costas, sobre todo si son islas, se está frotando las manos, subiendo los precios y bajando los estándares, -ya de por sí, bastante relajados-, porque se espera una verdadera avalancha turística extranjera en España.

Y en estos tiempos donde la crisis quiere levantar cabeza, -hasta la próxima-, el turismo emisor mira con buenos ojos la temporada alta. Los destinos tradicionales de ultramar tornan a hinchar las velas, y los chárter, ayudados además por la bonanza del queroseno, se aprestan a cruzar el charco llenando los hoteles sobre todo de la Riviera Maya, porque Cuba ya se supone a rebosar de turistas gringos.

Hay que calentar la temporada interna y hay touroperadores que afirman sin empacho que será más caro veranear unos días en Baleares y Canarias que en el Caribe, y que quien no reserve sus vacaciones en las atestadas playas patrias ya mismo no va a encontrar hotel que no esté a varios kilómetros tierra adentro.

Mientras, nuestro flamante ministro de Turismo en funciones, Luis de Guindos, no sabe no contesta sobre el ramo que le ha tocado lidiar al menos hasta septiembre. Y los touroperadores más importantes y Exceltur el lobby de los hoteleros reconoce por fin que se necesita menos estacionalidad y un turista que gaste más. Según reconoció Zoreda de Exceltur, "este modelo turístico donde la afluencia se dispara al tiempo que baja el gasto no es sostenible". Ya era hora...