viernes, 4 de marzo de 2016

Viajar en barco, no en crucero

Alternativas a los Benidorm flotantes
Los viernes, un poco de relax

Alternativas a los Benidorm flotantes


Los barcos gigantescos que pueblan sobre todo el Mediterráneo con sus cubiertas atestadas, sus comedores pantagruélicos y una vertiginosa altura sobre la superficie del agua no son la única alternativa a los que nos gusta el mar y disfrutar de una navegación diferente.

The Guardian ha publicado un reportaje sobre los 40 mejores cruceros del mundo y algunos de ellos no tienen nada que ver con la imagen clásica del barco mastodonte, los jubilados orondos adictos a la comida de bufé y los entretenimientos más cutres.

Hay para todos los gustos y aficiones, desde los más lujosos a los más aventureros, desde los exóticos a los más naturalistas. 

Desde las vueltas al mundo, hasta las visitas a los polos. Desde viajar en carguero a hacerlo en un antiguo barco sueco vintage o en un clipper tall ship. Remontar el Nilo y descender el Ganges

También los que albergan intereses especiales, como la atracción por el vino y la cultura, bajando el Duero hasta Oporto, o visitar el Hermitage y otras ciudades del Báltico. Para gays y para amantes de lo excéntrico, ya sea Star Trek, Zombies, o fiestas rave. 

Entre nuestros preferidos está la travesía Bergen-Kirkenes navegando por la espectacular costa noruega con la compañía Hurtigruten, que la prestigiosa colección de guías antaño australianas Lonely Planet definió como el crucero más bonito del mundo. Damos fe.