jueves, 4 de febrero de 2016

Wanda no celebrará el Año Nuevo Chino en Madrid

El año del Mono de Fuego en Plaza España


No es fácil negociar con los chinos. Para nadie. Desde luego, debe ser particularmente difícil para un concejal recién llegado a la política, ex docente en la Universidad Europea y con nula experiencia constructiva y urbanística, negociar sobre operaciones de millones de euros, con un fuerte impacto sobre la capital en una zona emblemática, Plaza España, con una de las multinacionales más poderosas del planeta.

Se acercan las celebraciones del Año Nuevo Chino, el año del Mono en el horóscopo oriental, tan trucho y vendepeines como el occidental, y la Plaza de España de la capital albergará como hace varios años, celebraciones del evento. 

No estaría de más que José Manuel Calvo y la alcaldesa se dieran una vuelta para empaparse de la atmósfera oriental del lugar y echaran de paso un vistazo al espantoso mamotreto del Edificio España, monumento de estética franquista donde los haya, que tan intocable les parece, despreciando millones de euros en remodelar una plaza y alrededores que se hunde en su propia miseria, basura y desidia desde hace años sin que al ayuntamiento, pasado y actual, se le alce una ceja

O como dice Carlos Chaguaceda, director de turismo de la Comunidad de Madrid, "necesitamos una emoción". Lo hubiera podido firmar Rita Barberá.

Efectivamente, es el Año del Mono.