miércoles, 13 de enero de 2016

Mejor honra sin barcos y edificios fantasmas

Mejor honra sin barcos y edificios fantasmas


Los chinos abandonan la Torre de Madrid



La plaza de España es un lugar deteriorado, ruidoso, polucionado, antiguo y feo. El que fuera centro neurálgico del turismo en Madrid, -allí estaban las oficinas de Turismo, las líneas aéreas, las empresas de alquiler de coches...-, ahora no es más que una explanada al lado de un scalextric saturado de coches, mendigos y de jóvenes botelloneros, votantes todos en potencia de nuestra somnolienta alcaldesa, que hacen abrir desmesuradamente sus rasgados ojos a todos los orientales que acudían a homenajear, y fusilar a fotos, a los sufridos Don Quijote y Sancho.

Pues las innumerables trabas, problemas y argumentos ridículos y casposos, aunque muy del gusto de sus votantes, sobre un patrimonio neofranquista, desarrollista y definitivamente feo, han conseguido que el grupo Wanda ponga pies en polvorosa y trate ahora de deshacerse de su inversión en el Edificio España.

Con lo que la aparejada reforma integral de la plaza quedará en nada, siguiendo dedicada al esparcimiento alcohólico de la alegre muchachada botellonera, mientras el mamotreto los contempla impertérrito, cayéndose a pedazos, intacta su dignidad tardofranquista. 

Con eso y su inexistente política de limpieza de la ciudad queda inaugurada la peor etapa de Madrid como receptiva turística, hoy precisamente, que se crea la Mesa Transversal del Turismo de la Comunidad de Madrid.