martes, 12 de enero de 2016

La moda de las agencias tipo Primark

B the travel Brand


Xperience de Barceló abre megatienda en Madrid

En esta época de colaboracionismo, de Internet, de OTA's (online travel agencies), de rabiosa modernidad y de incertidumbres políticas populares y populistas parece que se ponen de moda las mega tiendas, y las agencias no iban a ser menos.

La pionera fue Deviaje, que abrió a finales de los ochenta en General Pardiñas, en Madrid, como librería agencia, de la mano de los Entrecanales & Co y pronto se pasó a Serrano, donde hoy la librería languidece en un rincón y la tienda de ropa para gente guapa viajera ocupa los escaparates mientras se dedica casi en exclusiva a viajes de empresa y de lujo.

Luego le llegó el turno a la tienda trucha de National Geographic en la Gran Vía, también Madrid, por supuesto, con prendas de la marca y algunos libros y objetos, de la mano de Barceló cuya presencia en la tienda duró poco, menos aún que la franquicia hoy cerrada.

El año pasado a finales llegó el Zara de los viajes, la agencia más grande del universo según reza su publicidad, Pangea, de la mano de Botín, y David Hernández, su fan más enfervorizado. Fernando Moreno que participó en ambos proyectos como responsable de marketing ya no está en ninguno. 

Y por último el pasado 10 de diciembre se abrió en Madrid la megatienda, o buque insignia, o flagship, que en Barceló todo lo dicen en inglés, de ese gran conglomerado de viaje y touroperadores, que es Xperience de B the travel Brand, en pleno centro de Madrid.

Calle Miguel Ángel de MadridRealmente no es más que una agencia de viajes con muchos metros cuadrados y una sala para exposiciones, recién inaugurada hoy la dedicada a México, en un sitio muy elegante y muy caro, en Castellana, al lado del hotel Miguel Ángel. 

Ocupa unos 800 metros cuadrados y ha costado adecuarla unos 600.000 euros según su Consejero Delegado, Gabriel Subías. Pero por ahora no dispone de más atractivos, ni siquiera del estilo Pangea, que es toda muy moderna aunque de estilo un poco hipsters y haría las delicias de Guti y de Marichalar.

Entre sus debilidades destaca una página web prácticamente vacía, eso sí con abundancia de anglicismos trendy, "Wellcome area", (se escribe con dos eles, alcaldesa) "Travel Gate", "Stay area", "World Gallery", y cierta sensación de vacío y desamparo, que probablemente mejore con el paso del tiempo.

El grupo Barceló acaba de comprar Special Tours y el año pasado también se hizo con Ilunion Viajes y adquirió la marca Viva Tours. En 2014 facturó alrededor de 2200 millones de euros, casi la mitad de ellos procedentes del emisor liderado por su CEO, el citado Gabriel Subías, La Cuarta Isla y derivados, y alrededor de 225 por su brazo hotelero, Occidental Hoteles. Se trata del segundo grupo turístico español tras Globalia.

También recientemente cambió su nombre de Viajes Barceló por otro poco afortunado a decir de los corrillos, B the travel Brand, en inglés macarrónico, y que se equipara a aquella funesta conversión de uno de los nombres emblemáticos del turismo, Viajes Iberia, transmutado en Vibo, lo que algo contribuiría al cerrojazo de su grupo, Orizonia. En aquel momento del cambio de nombre Subías afirmó que "los términos agencia de viajes y turoperador están ya obsoletos".

Megatiendas de viajes


Hasta ahora nadie ha pensado en abrir en Cataluña algo similar, a pesar de que los catalanes viajan significativamente más que los castellanos y solo Altaïr defiende la plaza, aunque la librería va perdiendo peso, -las librerías y más las de viajes están en el ocaso-, en beneficio de su agencia, Orixá y su amplio bareto multiétnico en plena Gran Vía barcelonesa. Previamente había cerrado su ruinosa aventura en una calle de segundo orden del barrio de Moncloa en Madrid.

Y se anuncian más, Nautalia amenaza con una asesorada por José María Lucas, su antiguo director y factotum en Marsans donde se le conocía por el rey del dumping por vender por debajo de costo para machacar a la competencia. El que acabó machacado fue su jefe, hoy en la cárcel y su propia empresa. 

O sea que en cuestión de agencias de viajes calvos o con dos pelucas... nunca mejor dicho. Hasta luego Lucas...

Anuncio en el Metro de Gregorio Marañón