miércoles, 18 de noviembre de 2015

Camareros, precarios y mal pagados

Mucho turismo, poco empleo


Las agencias y tour operadores no crean empleo a pesar de los incrementos de facturación en turismo, tanto emisor como receptivo.

Desde el máximo de 2007 y tras los cierres de Marsans y Orizonia, reabsorbidos en parte por la competencia, el empleo en el sector no ha llegado a esas cifras, en torno a los 56.000 puestos de trabajo. 

Tras tocar fondo bajando del listón de los 50.000 en 2012, la recuperación del emisor, que diversas fuentes cifran entre un 6% y un 15% sólo en el último año y que apuntan según el Banco de España a alcanzar las cifras de gasto de los años de la burbuja, 15.000 millones de gasto en el extranjero, apenas ha repuntado hasta los 52.934 puestos de trabajo, cifras del INE. 

Todo ello en un año de máximos históricos con una previsión de 68 millones de visitantes, un 40% más que en 2009. En ese año la media de personas que estaban dadas de alta en cualquiera de las tres actividades ligadas al turismo (hostelería, restauración y agencias de viaje) era de 1,91 millones;seis años después, esa cifra ha subido “tan solo” un 10%, hasta los 2,10 millones, frente al 30% de las llegadas de turistas extranjeros y el 40% veces menos que los ingresos. 

Y de los salarios, con una bajada del 0,8% hasta los 1.174 euros brutos al mes frente a la subida de la remuneración media en España, que ha subido un 2,3% hasta los 1.881 euros y de la precariedad, mejor ni hablamos. Sólo el sector doméstico ha registrado bajadas mayores.

Sí podemos hacerlo de los beneficios por habitación, que registra una subida del 15,7% desde 2010. O dicho de otra forma, ocho euros más por habitación que en 2009. Los hoteleros, al margen de moratorias, se frotan las manos. Hasta sacarles humo.