viernes, 16 de octubre de 2015

El viajero más divertido. Y adictivo

Dos gorditos en el Appalachian Trail
Los viernes, un poco de relax

Dos gorditos, osos, mejillones salvajes y el Appalachian Trail


Un paseo por el bosque, Bill Bryson, Traductor Pablo Álvarez Ellacuría, RBA Editores, Barcelona, 2014, 368 págs, 20 euros, 7,59 ebook.

Normalmente la literatura de viajes suele ser aburrida. O acabas aborreciendo al autor por lo bien que se lo ha pasado o le acabas odiando por la tabarra de sus calamidades. O al menos así le resulta al que esto firma, que también por cierto, ha firmado dos libros en que los viajes están muy presentes. 

Pocos autores se salvan de la quema, Ryszard Kapuscinski por su humanidad y Bill Bryson por su sentido del humor entre otros. No hay que dejar de señalar que muchos son totalmente infumables antes incluso de abrir una página, como los Reverte. Sin embargo existen algunos que nadie considera autores de libros de viajes, como García Lorca que ha escrito uno de los mejores, Poeta en Nueva York.

Mapa del Camino de los ApalachesLas primeras cincuenta páginas del que nos ocupa describe su largo, accidentado y divertidísimo paseo por los bosques, -en concreto recorriendo el Appalachian Trail, el Camino de los Apalaches, de Atlanta a Maine, más de 3000 kilómetros-, son absolutamente descacharrantes y leerlas en público supone convertirte en el centro de las miradas de todos los presentes en varias decenas de metros a la redonda.

Lógicamente ese ritmo no se puede mantener y el libro decae tras la primera parte, exactamente hasta que el autor y su pazguato acompañante deciden olvidarse del camino y volverse a casa con el rabo entre las piernas y la odiada mochila vacía de comida basura, fideos y otros útiles perfectamente inútiles y no menos espantosos.

Pero la combinación de datos y comicidad, de historia y relato de viajes, de crítica social y naturalismo son absolutamente fascinantes. Y su sentido del humor, totalmente impagable.

El comentario completo en Lectura y Compañía