viernes, 23 de octubre de 2015

El Spirit of St Louis revisitado

Los viernes, un poco de relax

Cruzar el Atlántico en pequeñas avionetas

El océano Atlántico es un imán que atrae a todo tipo de personas para cruzarlo de las formas más pintorescas.  Pero hay que tener valor y necesidad de dinero para atravesarlo en pequeñas avionetas volando por debajo de los 10.000 pies, desafiando tormentas y temperaturas gélidas que pueden hacerte amerizar y morir en tres minutos por hipotermia.

Pues a eso se dedican verdaderos aventureros que pilotan estos pequeños aparatos arreglados en Inglaterra para entregarlos a sus nuevos dueños, millonarios de segunda fila en Estados Unidos, según publica la BBC World. Sólo el  transporte  puede llegar a costar 20.000 dólares.

Atraviesan el mar por la ruta más corta, 5600 kilómetros, algo más de 3000 millas náuticas, utilizando una ruta muy transitada por pilotos de ambas orillas durante la II Guerra Mundial para efectuar misiones conjuntas, tocando Islandia, Groenlandia y Maine.

La autonomía de estos aparatos no pasa de las 500 millas, por lo que tienen que dotarles de depósitos adicionales ya que el tramo de agua más corto de este océano es de 1100 kilómetros. Los pilotos llevan un buen equipo de supervivencia, con balsa salvavidas y gruesos trajes de neopreno, pero saben que no tienen muchas oportunidades de mantenerse con vida durante muchas horas en un océano glacial, con el agua a menos de 4º de temperatura.

Dave Henderson, de 60 años, ha realizado más de cien viajes de estas características. Como todos los aventureros auténticos, sus viajes tienen mucho que ver con ganarse la vida... aun a costa de la propia vida.