martes, 6 de octubre de 2015

El escándalo Don Quijote

El grupo Tzaneen se burla de los españoles

Sigue el sainete del aeropuerto de Ciudad Real


El supuesto grupo chino Tzaneen y sus corifeos siguen adelante en su proyecto de quedarse todo un aeropuerto que costó 1000 millones por 10.000 euros, batiendo así todo un récord sobre la tradicional astucia oriental y su milenaria habilidad comercial, demostrada ya sobradamente en los miles de comercios Todo a Cien que pueblan nuestro país, con unos escaparates que tienen menos glamour que los jóvenes de Tordesillas.

El nuevo concurso que se celebró el mes pasado para conseguir al menos 28 millones de partida, el 40% del precio de salida, quedó en nada, porque se presentaron una banda de sirleros profesionales que, o bien estaban en quiebra o bien se presentaban sin consignar un euro a ver si volvía a sonar la flauta y caía algo, dada la probada ineptitud de los encargados de la chapuza manchega.

Ahora, como burla final a los contribuyentes españoles, los chinos de Tzaneen o sus apoderado se permiten enviar notas de prensa a los medios alardeando de los cientos de millones que van a invertir para convertir la manchega infraestructura en un nodo de carga, vital para Asia, África y Europa. Como afirman textualmente "Un lugar idóneo para establecer una cabeza de puente estratégica que facilitaría el tráfico aéreo entre el Lejano Oriente, Iberoamérica y África".

Deberían ser algo más prudentes con su pastillero a la hora de redactarlas. Y algunos al publicarlas.