martes, 6 de octubre de 2015

Dimas Gimeno se hace ahora maoísta

El Corte Inglés se postula como alternativa al sol y playa

El Corte Inglés se postula como alternativa al sol y playa


De la antigua Falange Española Independiente a maoista de pro. El presidente de El Corte Inglés, el sobrinísimo de Isidoro Álvarez , quiere que su gran almacén se postule como alternativa al modelo Benidorm y la eterna -y aburrida comparada con el shopping-, oferta de sol y playa.

De hecho el gran almacén podría convertirse en una unidad de destino en lo comercial.

Para eso tiene la solución. El turismo de compras que debería ser apoyado por el Gobierno, acabando con el visado a los chinos, y las líneas aéreas tendrían que establecer inmediatamente un puente aéreo con Pekín para que El Corte Inglés pueda cuadrar sus balances y reducir su abultada deuda.

Por supuesto, el visado sería únicamente para ciudadanos con alto poder adquisitivo, según comentó el presidente en una reunión sobre turismo de compras celebrada ayer en Madrid.

El presidente de Iberia, por su parte, advirtió que habría que hacer muchos números para que una conexión directa con Pekín fuese viable. 

Cada uno de los intervinientes arrimó el ascua a su sardina, los bodegueros al turismo enológico, Gimeno al auge de los grandes almacenes, Cifuentes a repetir cifras que no entendía, Saénz de Santamaría, fiel a su estilo, no dijo nada inteligente, y la Abu Carmena, la alcaldesa de Madrid, preguntó al presidente granalmacenero por su nombre. "Perdona, es que no recuerdo cómo te llamas", dijo dirigiéndose a Gimeno, que lleva más de un año al frente de la compañía y tiene en la capital más de 12 centros.

Nadie aludió a los turistas rusos ayer tan solicitados y hoy perdidos en el limbo ucraniano, y tampoco nadie comentó la caída estructural de la Bolsa de Pekín.