miércoles, 2 de septiembre de 2015

Turismo emisor, de la miseria a la pobreza

No haga como Franco, viaje al extranjero

Sube un 15% el gasto en viajes al extranjero


El turismo emisor español siempre ha estado a la cola de Europa, primero por la pobreza endémica de este país y segundo por su propio atractivo, que no invitaba a salir a no ser que se tuvieran ganas de ver mundo, de ensanchar el espíritu y la mente, y hacer lo contrario que Franco, que sólo viajó a Hendaya y eso porque le había citado Hitler.

Según un estudio del Instituto de Estudios Turísticos, el turismo emisor, los españoles que viajan al extranjero, son pocos, sólo un 7,7% del total de viajeros, y lo hacen sobre todo  a destinos fronterizos, con Francia a la cabeza, seguida de Portugal, Italia y Marruecos, que en total acaparan un 71% de viajes. Pero si a los fronterizos les sumamos Alemania y Reino Unido, la cifra alcanza el 85%.

Efectivamente estamos a la cola de Europa en viajes al extranjero, nueve puntos inferior a la media europea-, en el mismo pelotón de Rumanía y Bulgaria. 

El final aparente de la crisis, sobre todo en el aspecto psicológico, ha dado alas al turismo emisor en esta temporada. Según el Banco de España los españoles han gastado 6.388 millones en viajes al extranjero en la primera mitad del 2015, con un aumento del 15% sobre el mismo periodo del año anterior. 

Habrá que esperar a los datos del segundo semestre para confirmar la recuperación de un sector desarbolado tras la crisis de 2007.