miércoles, 30 de septiembre de 2015

IATA Sinviasa

La aerolínea venezolana pierde la placa

La aerolínea venezolana pierde la placa


Conviasa la aerolínea bolivariana del gobierno Maduro abandona IATA porque quiere vender directamente sus billetes o a través únicamente de las agencias que le sean afines.

Esto no sólo supone su aislamiento internacional, sino que los niveles de control de flota y financieros ya no podrán realizarse desde una entidad neutral.

El desastroso sistema de cambio del país, -el dólar en el mercado negro venezolano se incrementó 371% en lo que va de 2015, llegando a los 816 bolívares, con lo cual superó 129 veces la tasa oficial más baja-, ha hecho que conseguir dólares para comprar billetes aéreos sea toda una aventura sirlera o para los favorecidos del sistema que cuentan con vías privilegiadas para conseguir divisas. Una persona puede solo cambiar 300 dólares y el gobierno permite a sus nacionales gastar cuando viajan al extranjero un máximo de 1949 euros. Y toman nota de la fecha de regreso para cortarles el uso de sus tarjetas de crédito cuando llega el día de la vuelta a la patria. Esto ha supuesto problemas adicionales para los viajeros afectados por los retrasos y averías de la aerolínea venezolana.

Por otra parte, el estado debe cientos de millones de dólares a otras aerolíneas que sirven el país, entre las que destacan Air Europa e Iberia, que han bajado sensiblemente sus frecuencias y se encuentran literalmente atrapadas entre la imposibilidad de cobrar y las amenazas gubernamentales si dejan de volar al país.

Por otra parte, alrededor de la mitad de su flota de la compañía Conviasa se encuentra  en tierra, dados los problemas de mantenimiento o bien por falta de repuestos.

Como dijeron en Inglaterra en medio de una tormenta pavorosa que cerró las comunicaciones por mar y aire con Europa, "Enorme temporal en Inglaterra, el continente aislado". Pues eso, Venezuela sin apenas vuelos internacionales, el resto del mundo aislado.