lunes, 3 de agosto de 2015

MalasyaWings 370

El misterio permanece

Se hallan restos del avión, el misterio permanece


Se siguen encontrando restos del MH370 en la isla Reunión, territorio francés de ultramar, que casi con total seguridad pertenecen al vuelo "extraviado" de Malasya Airlines.

El 6 de marzo del año pasado, el avión procedente de Kuala Lumpur con destino Beijing desapareció del mapa. La nave nunca llegó a entrar en el espacio aéreo vietnamita y la torre de control perdió su posición. Alguien dentro del aparato desconectó los sistemas de comunicación y el avión viró, cruzó de nuevo la península de Malasia y se dirigió hasta el Índico sur, rumbo a la Antártida, hasta que se quedó sin combustible y se precipitó al mar.

Hasta aquí los hechos que ahora esos restos corroboran. Pero ahora que sabemos que hay pilotos suicidas que cometen su acto con todo el pasaje a bordo, y que sabemos también del fanatismo islámico y su culto al paraíso de las 70 vírgenes, además en un país como Malasia de fuerte raigambre religiosa musulmana, no parece muy descabellado afirmar que el que apagó los sistemas de a bordo lo hizo con plena conciencia y sed de inmolación. O muy, muy deprimido.

Aunque quizá nunca se sepa, porque las cajas negras reposan en el Índico, en una superficie a explorar de más de un millón de kilómetros cuadrados. Y hay muchos intereses en juego por el gran número e importancia de las líneas aéreas de países musulmanes.