lunes, 17 de agosto de 2015

Curro se pasa a Ryanair

Nuevo fase en el asalto a los cielos

Nueva web y nueva fase en su asalto a los cielos


Al principio fue la orgía de precios baratos, regalados a los viajeros en algún caso o sobre los cinco euros, con un servicio que rozaba la agresión, era claramente contrario a las normas de los consumidores europeos y cobrando con largueza vía subvenciones de las diputaciones o comunidades autónomas, "engrasando" el mecanismo cuando era necesario.

La segunda fase consistió en callar al bocazas de O`Leary, rebajar un punto las condiciones de a bordo, ya no se cobran los 8 euros de extorsión por embarcar la ensaimada en Mallorca por ejemplo, ni los 50 por no llevar tarjeta impresa. Ahora toca exprimir al máximo al personal de tierra, al handling, y mirar al futuro de los viajes de negocio, algo en lo que EasyJet les llevaba una buena delantera. Incluso estaban dispuestos a coquetear con las agencias de viaje.

La tercera fase pasa por la web, que incorpore comparador de precios, y facilite otros servicios ad hoc, por ejemplo entradas al fútbol y conciertos. Solo les falta vender hielo, vasos de cartón y otro material para el botellón. Además de seguir ofreciendo habitaciones y suponemos que también coches de alquiler después de despedir con cajas destempladas a Hertz. Ya en el colmo de la modernidad incluso están pensando en llenar los vuelos interoceánicos de la competencia seria, KLM Air France y sobre todo IAG a través de su paquete en Air Lingus que todavía no han soltado.

El CEO, ahora trapense, en un arranque de entusiasmo después de algunas pintas de Guinnes, ha proclamado que quiere convertirse en el Amazon de los viajes. Incluso admitiendo comentarios en su web. Desde aquí les retamos a no censurarlos.

En cualquier caso las comparaciones son odiosas, sobre todo después de años de comprobar lo bien que lo hace la compañía de Jeff Bezos. En todo caso, podría compararse con Dia, instalando un desfavorecido con La Farola delante de las puertas de embarque.