viernes, 17 de julio de 2015

Gran Hermano contra Schengen

El Parlamento Europeo da luz verde al fichero de viajeros

El Parlamento Europeo da luz verde al superfichero de viajeros


El Parlamento Europeo ha aprobado por los pelos el trámite para iniciar el procedimiento, que permita aprobar el registro de datos de los pasajeros aéreos o PNR, un instrumento para luchar contra el terrorismo islámico sobre todo, pero que lucha también ¡y cómo! contra nuestra privacidad y derecho a la intimidad.

La izquierda europea se resiste a ceder, mientras los conservadores defienden cualquier medida de control de la población, primero contra los terroristas, luego contra cualquiera que discrepe levantando la voz, como es el caso de la denunciada Ley Mordaza española.

La policía quiere tener información para controlar los desplazamientos aéreos, en el que conste el nombre completo del pasajero, fecha de nacimiento, sexo, nacionalidad, número de pasaporte, fecha de caducidad del mismo y país que lo emitió, así como el país de residencia del titular. Ese súper fichero se llamará Passenger Name Record y se quiere utilizar sobre todo contra los europeos que quieran luchar en Oriente Medio en las filas del Estado Islámico, cuando lo lógico sería hacerlo solo con los que quieran regresar.

Sus euroseñorías quieren que se utilice solo para luchar contra el terrorismo y otros delitos entre los que se incluyen la trata de seres humanos, la explotación sexual de menores, el tráfico de drogas, el tráfico de armas, municiones y explosivos, el blanqueo de dinero y el cibercrime, y se aplicaría en vuelos internacionales con punto de partida o destino en la UE, aunque no en vuelos intracomunitarios.

La madre del cordero es qué utilidad posterior y qué vida útil tendrá ese superarchivo. Porque nadie se cree que al cabo de un tiempo se destruya.