jueves, 18 de junio de 2015

Sun Tzu y el arte del lobby aéreo

Las líneas áereas europeas presionan a la UE

Las lineas aéreas europeas presionan a la UE

En un hotel cercano a un aeropuerto en Bruselas se han reunido las principales compañías aéreas de Europa, IAG, Lufthansa, Air France-KLM y las low cost, Easyjet y Ryanair, para unificar criterios de presión y cabildeo sobre las autoridades de la UE y su comisaria Violeta Bulc.

Sus principales reivindicaciones consisten en una política de cielos abiertos, es decir menos regulada, barra libre y hora feliz para sus condiciones, abaratar costes aeroportuarios y la ya de por sí laxa legislación laboral.

Desde la patronal de los aeropuertos europeos ya han contestado. Es altamente improbable que una reducción obligatoria de las tasas aeroportuarias se trasladasen al pasajero y critica que “la lógica subyacente del ‘lobby’ de las aerolíneas para reducir artificialmente las tasas aeroportuarias va más de beneficio para los accionistas de las aerolíneas que para el público que viaja”, respondió Olivier Jancovec, de ACI Europe.

También salieron a relucir las aerolíneas islámicas de los países del Golfo. Los europeos no pueden decir nada de ellas porque varias tienen sólidos intereses y buenos paquetes de acciones en ellas, Qatar Airways en IAG por ejemplo, con más de un 10%. No pueden unirse a sus colegas estadounidenses que piensan que practican competencia desleal porque sus gobiernos las apoyan y subvencionan directamente, algo prohibido por la UE y las autoridades gringas, y porque se benefician de las inexistentes leyes laborales de sus monarquías petrolíferas y su barata mano de obra no cualificada, india y paquistaní sobre todo.

Eso es precisamente el sueño húmedo de Michael O'Leary, el CEO de Ryanair, que acaba de esquirolar la huelga de handling de Barajas y propugna crear puestos de trabajo en el sur de Europa a precios blangladesíes:  “Podemos crear miles de empleos, especialmente en países como España, Italia y Grecia, con altos niveles de desempleo”. A los controladores quiere cercenarles directamente su derecho a la huelga. Por ahora sólo el derecho a la huelga.

Con su aportación al PIB europeo de un billón con b de euros, constituyen un poderoso grupo de presión. Uno más, sin empacho de exhibir músculo armas y bagajes ante las autoridades europeas, fuertes ante los débiles, débiles ante los fuertes. Como decía el general chino Sun Tzu, "lo supremo en el arte de la guerra consiste en someter al enemigo sin darle batalla".