lunes, 22 de junio de 2015

Modi, el yoga y las letrinas

Revive el nacionalismo populista hindú

Revive el nacionalismo populista hindú

Tras la retirada del Partido del Congreso por KO corrupto, prácticamente en el poder sin interrupción desde 1947, fecha de la independencia, Narendra Modi del Bharatiya Janata se ha hecho cargo del poder con un discurso chovinista y populista que busca remediar el subdesarrollo tradicional indio apelando a su no menos tradicional orgullo.

Hoy protagoniza casi todas las portadas de los periódicos mundiales con la celebración en Delhi junto a 36.000 celebrantes del Día Mundial del Yoga culminando una operación de propaganda que empezó creando un ministerio al uso, el del Ayurveda, el Yoga y la Naturopatía. En la ceremonia de ayer tampoco faltaron el Om y el saludo a un sol que regalaba a sus devotos una temperatura que frisaba los 40º.

El primer ministro anima a sus paisanos a remediar sus males echando mano de las tradicionales prácticas hinduístas, lo que sin duda no alivia la situación de los 590 millones de indios que no disponen de letrina, lo que supone el dudoso honor de constituir la mitad de la población mundial que no puede acceder a un váter. 

Por eso también ha lanzado la campaña, algo muy común a la par que inútil en India, Swachh Bharat Abhiyan, Limpiar India, para conseguir construir 110 millones de váteres en el país de aquí a 2019. Eso complacería al precursor de las denuncias sobre ese enorme problema sanitario, el Mahatma Gandhi que afirmaba al respecto en la década de los treinta que "la higiene es más importante que la independencia".

También a V.S. Naipaul le ha horrorizado siempre la secular falta de letrinas y la costumbre de defecar en la calle de sus congéneres indios, como señala en el libro recién publicado en España aunque escrito en 1964, Una zona de oscuridad:"Los indios defecan por todas partes. Defecan sobre todo en las vías del tren, pero también en las playas, en las montañas, a las orillas de los ríos: defecan en la calle, y nunca intentan esconderse... Se dice que el campesino, musulmán o hindú, padece claustrofobia si tiene que utilizar un retrete cerrado".

India ha cambiado mucho desde 1964, pero quedan millones de razones, 590 millones para ser más exactos, para no regodearse demasiado en la milenaria tradición sanitaria  del subcontinente, señor Modi. Por muy ayurvédica que sea.