jueves, 11 de junio de 2015

Capital para mí, riesgo para ti

Demanda Nautalia Springwater

La demanda Nautalia-Springwater sigue adelante

La demanda interpuesta por Rafael Montoro contra Springwater, el grupo de capital riesgo liderado por Martin Gruschka, por insolvencia punible, apropiación indebida falsedad documental y coacciones, sigue su curso en el Juzgado número 42 de Madrid.

Como se sabe Rafael Montoro, ex director de Nautalia, fue despedido por el nuevo CEO de Wamos, José Manuel Muriel, con muy malas palabras y acusaciones muy graves. Montoro presentó la denuncia entonces acusando al grupo madre de vaciamiento de la compañía, dejando cuantiosas deudas a Hacienda y proveedores y llevándose algo más de 11  millones de euros a una caja "madre".

Se trata de una operación denominada cash pooling, particularmente querida por los grupos de capital riesgo, recordemos el caso de Orizonia y Carlyle que acabo con la quiebra del segundo mayor grupo turístico español, y que traducido al castellano consiste en agrupar el dinero de todas las compañías de un grupo de empresas en una única cuenta, aunque hay traducciones más expeditas y el anglicismo amparó ominosas maniobras parecidas en Rumasa, Orizonia o Marsans.

Según Montoro la situación dejó a Nautalia en quiebra técnica y el contrato de cash pooling presentado como prueba por sus asesores del grupo KPMG era posterior a las retiradas de capital y no estaba firmado.

Springwater también sostiene que Nautalia a día de hoy está saneada y no debe un euro a proveedores y Hacienda.