martes, 26 de mayo de 2015

Un 66% más con la estrategia trapense

Ryanair gana más con O'Leary callado

La estrategia que ha conseguido callar al bocazas de su CEO y dejar de maltratar a sus clientes parece que rinde sus frutos. La aerolínea ¿irlandesa? ha decidido, en la estela de EasyJet, dejar de maltratar a sus clientes con unos procedimientos que le valieron multas y demandas, -todas por debajo del beneficio que se sacaba con tales prácticas-, cambiar de los aeropuertos lejanos y mal comunicados a los de bandera, fijarse en los pobres ejecutivos desolados a los que sus empresas les obligaban a viajar en CárcelAir, mejorar una web asesina y dejar de escupir a las agencias de viaje... para ganar un 66% más. 

Y se acabó aquella época de tarifas ridículas subvencionadas por Diputaciones, Autonomías y similares organismos que hacían pagar a todos para que una minoría pudiera viajar a ninguna parte.

Eso sí, se sigue viajando como sardinas en lata (de marca blanca), -su índice de ocupación ha llegado a un rebosante 88%-, aunque la distancia entre asientos permite que ya no tengas que lamerte las rodillas y las heridas del ego, ni meterte la ensaimada mallorquina por el orto.

Ahora bien, su discurso sobre la libertad empresarial, la regulación europea y los sindicatos hace que Goebbels parezca un activista de Podemos. Pero esos son sus principios... Claro que si no les gustan, tienen otros.