miércoles, 6 de mayo de 2015

Permanezcan absortos en sus pantallas

El móvil en aviones y vagones

El móvil en aviones y vagones


Ahora que ya podemos volar conectados, para que el suplicio para los que no puedan permitirse la clase Business sea aún mayor, el Whatsapp puede salvarnos el viaje, cosa que ya está ocurriendo en Renfe incluso si no viajamos en esos vagones que la compañía ferroviaria denomina Coche en Silencio y que a veces tampoco nos libran de las constantes llamadas e interminables conversaciones del todo superfluas.

Cinco Días publica hoy un artículo sobre el WiFi en los aviones, cuánto vale y cuánto nos cuesta el mega. Iberia lo empieza cobrando a euro el megabyte y solo está accesible en vuelos transoceánicos.

Lo peor llegará cuanto se pueda hablar libremente por el móvil, enjaulados en nuestros asientos cárcel y escarnecidos por unos tratantes de ganado ascendidos a TCP's en las compañías low cost, también conocidas como Ryanair y similares, a pesar de la mentirosa campaña de marketing emprendida por Michael O'Leary, ahora más conocido como el trapense o Harpo, el mudito.

Por fin el Whatsapp sirve para algo, aumque no libre a la mayoría de permanecer absorto en la pantalla de sus móviles, ese arma de espionaje y destrucción cerebral masiva.