martes, 5 de mayo de 2015

Del Camino de Santiago al Caminito del Rey

La fama de El Caminito del Rey alarga la lista de espera

Ya es irónico que un camino trazado entre precipicios y barrancos, no apto para patosos, se llame Caminito del Rey. 

Ya sabemos que el nombre se debe al anterior monarca, el que salió por piernas hacia Roma en la década de los treinta, porque desde luego sería irónico que se hubiera bautizado así en honor al cesado Juan  Carlos de Borbón, célebre por sus tropezones, caídas, cacerías de elefantes y otras piezas de caza menor como bien cuenta Manuel Vicent en su ultimo libro Desfile de ciervos.


El camino que recorre el Desfiladero de los Gaitanes ha reabierto sus vertiginosos puentes y pasarelas hace unos meses y desde entonces ha salido en todos los medios de comunicación del mundo, incluidos los especializados en turismo activo, lo que hace que la lista de espera para visitarlo en fines de semana sea de varios meses. Ahora mismo, no se puede reservar ningún día hasta mediados de septiembre.

El libro de la imagen se puede descargar libremente como pdf aquí

Ya se ha convertido en el segundo Camino más famoso de la península, tras el Camino Francés que sigue la leyenda de un apóstol al que los sagaces constructores de la Catedral de Santiago y otros comerciantes de la zona dijeron que lo habían enterrado por esos pagos, después de que contribuyera supuestamente a la erradicación de los moros del norte de España.