martes, 26 de mayo de 2015

AENA en su laberinto

Tasas, cotización, Ibex y dividendo

Casi todo el mundo tiene ya descontado que AENA entrará en el IBEX 35. Los accionistas duros, los institucionales, están encantados con el ritmo de la cotización que desde la salida a Bolsa ha sufrido (es un decir), un alza del 60%, pasando de 58 euros a 93, lo que levantó serias suspicacias sobre su valoración y la información que circuló entre accionistas privilegiados. Pero no parece bastarles por el momento con esa jugosa plusvalía.

Hoy el corazón del conflicto reside en las tasas y su regulación. La Comisión Nacional del Mercado y la Competencia, al que compete regular el negocio de AENA, sostiene que la compañía debería bajar tasas entre un 2% a un 3% a partir de 2016. 

Y los accionistas institucionales juran que les prometieron tasas congeladas hasta 10 años más tarde y que en un par de años tendrían dividendos.

Por cierto, pocos analistas valoran el impacto que una bajada podría tener sobre los viajeros, en un contexto general de crecimiento de vuelos y bajada del precio de carburantes, y tras una subida espectacular producida en los últimos 10 años. En Ryanair, hace tiempo que se paga en algunos vuelos más de tasas que de transporte propiamente dicho. Pero es para que O'Leary tenga algo que mascullar.