lunes, 13 de abril de 2015

El insostenible modelo de ladrillo y camareros

El CSIC señala las causas en un estudio

El CSIC señala las causas en un estudio

El modelo de la construcción y los servicios, sobre todo restauración con mano de obra de poca o nula formación, en su mayoría inmigrante y jóvenes que abandonaron sus estudios en busca de dinero fácil, ha trazado una línea en el mapa de España, oeste-este, de Irún a Huelva, dividiendo los municipios que mejor y peor han aguantado la crisis. No hace falta decir que es el Mediterráneo el que pierde.

Y ocho de las diez localidades que mejor sortearon la crisis son vascas. Secreto: industrialización, exportación, educación (sobre todo una FP adecuada al tejido industrial y económico) y no cometer las tropelías de los municipios del Este que han dejado a sus consistorios, y a sus vecinos, empeñados hasta el siglo XXX.

Lo señala El País en su edición de ayer, citando el estudio: 
“El impacto de la actual crisis ha sido máximo en aquellos territorios cuyo crecimiento reciente supuso una elevada exposición al riesgo, al especializarse en actividades de baja productividad y fuertemente cíclicas como la construcción, las industrias auxiliares o los servicios al consumo, con elevados niveles de empleo poco cualificado y precario, junto con un modelo de urbanización dispersa muy intensivo en el consumo de suelo y recursos naturales”.

Urbanizaciones desiertas, polígonos abandonados, monstruos como El Algarrobico, legiones de camareros y albañiles jóvenes desempleados buscando una reintroducción a los estudios, cualquier estudio, desahucios, pisos abandonados... Todo un modelo de economía fungible, con un turismo insostenible que atrae hordas extranjeras que afianzan el modelo.